Los científicos intentan descubrir cómo se regeneró la vida luego del impacto.

El cráter de Chicxulub ubicado frente a la península de Yucatán, México, es el lugar donde hace 66 millones de años un asteroide de más de diez kilómetros de diámetro impactó a la Tierra, provocando (de acuerdo con la teoría más popular) el fin de la era de los dinosaurios, y la extinción masiva de incontables especies vivas.

El cráter se encuentra sumergido, oculto bajo el lecho marino, mide 180 kilómetros de diámetro y fue descubierto en 1970 cuando se buscaban yacimientos petroleros.

Ahora, después de más de 21 años de estudios, un equipo de 30 científicos de la Universidad de Texas, la Universidad Nacional Autónoma de México y el Programa Internacional de Descubrimiento del Océano, tienen previsto comenzar a perforar el cráter en abril buscando descubrir sus secretos.

El Proyecto Científico de Perforación del Cráter de Chicxulub, que cuenta con una inversión de 10 millones de dólares, consiste en perforar el lecho hasta aproximadamente un kilómetro de profundidad, donde, sepultado por 66 millones de años de sedimentos, se encuentra el cráter.

Se espera que la perforación, que utilizará técnicas de ingeniería petrolera, abarque dos meses de trabajo. El proyecto tiene como objetivo descubrir cómo se fue restableciendo la vida en el planeta después de aquel evento; además de investigar los cambios climáticos a través del tiempo. El equipo sostiene que conocer la variación del sistema climático en el pasado podría ayudar a entender el cambio climático actual.

fuente El País

temas