La onda sísmica inició en África, duró alrededor de 20 minutos y ningún humano lo percibió.

A las 9:30 de la noche del 11 de noviembre (hora local) un sismo con epicentro a 24 kilómetros de las costas de Mayotte, una isla francesa situada entre África y el extremo norte de Madagascar, recorrió el mundo, haciendo sonar los sensores de Zambia, Kenia y Etiopía, surcando el océanos hasta llegar a España, Chile, Nueva Zelanda, e incluso haciéndose sentir en Canadá y las islas de Hawai, a más de 17 mil 700 kilómetros de distancia.

¿Por qué pasó esto? ¿Fue un golpe de meteorito? ¿Una erupción volcánica submarina? ¿Godzilla?

Dejemos de propagar rumores: No es posible predecir un sismo ni sus réplicas

Los científicos no lo saben a ciencia cierta. El fenómeno duró 20 minutos y, lo que resulta aún más extraño, es que ningún ser humano se percató de este fenómeno. Sólo un entusiasta de los terremotos, identificado en Twitter como matarikipax reportó el incidente a través de esa red social, con una imagen de las ondas detectadas por los sismógrafos del Servicio Geológico de Estados Unidos y posteriormente documentó el recorrido de las ondas por el planeta.

“No creo haber visto nada igual. No significa que, al final, la causa de ellos sea tan exótica” dijó Göran Ekström, un sismólogo de la Universidad de Columbia que se especializa en terremotos inusuales en una entrevista con National Geographic.

En un terremoto normal, las tensiones acumuladas en la corteza terrestre se liberan con una sacudida en unos pocos segundos. La energía se expande como un “tren de ondas” que irradian desde el punto de la ruptura. Hay varios tipos de onda que surgen de un sismo, las más veloces son las “P” que son ondas de compresión que se mueven en grupos. Luego vienen las ondas secundarias, u ondas S, que tienen más de un movimiento de lado a lado.

Finalmente, se producen ondas de superficie lentas y de largo período, que son similares a las señales extrañas que salieron de Mayotte. Para terremotos intensos, estas ondas superficiales pueden desplazarse por el planeta varias veces, lo extraño de este caso en particular es que no se generó ningún terremoto de alta intensidad.

¿Por qué se dice que los sismos trepidatorios son más destructivos?

Algunas teorías sugieren que esta onda está relacionada a un “enjambre sísmico” que ha estado presente en Mayotte desde mayo, o que se trata de un nuevo centro de actividad volcánico que podría estarse desarrollando, y las ondas serían a consecuencia del movimiento del magma en el mar.

Aunque los científicos siguen estudiando el suceso, sí han llegado al consenso de que esto fue completamente normal.

fuente National Geographic

temas