Ya no sólo será liquida, sólida y gaseosa.

Desde que somos unos tiernos infantes aprendemos que el agua tiene tres estados: líquido, sólido y gaseoso. Eso podría estar a punto de cambiar si se acepta una nueva propuesta de un grupo de físicos de la Universidad de Oxford.

Los expertos, dirigidos por la doctora Laura Maestro, descubrieron que cuando el agua sobrepasa los 40 grados Celsius comienza a cambiar sus propiedades, y no se detiene hasta sobrepasar los 60 grados. Los más grandes cambios se dan cuando el agua alcanza los 50 grados, en ese momento el agua “alterna entre dos estados líquidos”, ambos con propiedades completamente diferentes. Los cambios moleculares del agua son tantos (y tan extraños) que nos encontramos ante un nuevo estado de la materia del que no se tenía registro hasta ahora.

Los cambios que experimenta el agua sólo se explican a través de un un cambio de fase del liquido vital. Pero los especialistas no han podido describir a cabalidad que tipo de cambios ocurren. Por el momento sólo se sabe que los enlaces de hidrógeno del agua son los que se ven más afectados. Tampoco se ha establecido cuál nombre se le dará al nuevo estado del agua.

Si te preguntas como es posible que se pasara por alto por tanto tiempo esta cualidad del agua, el físico Philip Ball tiene una respuesta:

“En realidad nadie comprende del todo el agua. Es un poco embarazoso admitirlo, pero la sustancia que cubre dos terceras partes del planeta es en muchos sentidos un misterio. Y lo que es peor, cuanto más la estudiamos, más problemas se acumulan”, indicó Ball.

El nuevo estado del agua todavía tiene que ser avalado por un laboratorio externo a Oxford antes de ser oficial. En cuanto lo haga estaremos ante un hito de la física moderna.

fuente Inderscience

temas