¿Cómo funciona un cohete espacial?

El primer cohete impulsado por combustible líquido fue lanzado el 16 de marzo de 1926.
(NASA)

Aunque no lo creas los cohetes espaciales funcionan, aunque de manera sofisticada, bajo el mismo principio que los primeros cohetes de polvora, y de los cuales se tiene noticia desde 1232. De origen asiático, las flechas de fuego voladoras, tal como las conocían los chinos, ya aparecían en algunos relatos sobre la defensa de la capital de la provincia de Henan del siglo XIII.

También te recomendamos: Encuentran objetos de Apollo 11 que Neil Armstrong conservaba en su armario

Posteriormente, los cohetes fueron introducidos por los árabes a Europa durante los siglos XV y XVI, pero eran utilizados como armas de fuego incendiarias a lo largo del continente hasta su desaparición en el siglo XIX.

Cohete durante despegue. (Foto: NASA)

Fue durante fines del siglo XIX y principios del XX que los científicos empezaron a experimentar con los cohetes cmo un sistema para impulsar vehículos aeroespaciales tripulados. Cabe descatar a Pedro Paulet, Konstantín Tsiolkovski, Hermann Oberth y Robert Hutchings Goddard, a quienes se sumarían más tarde Serguéi Koroliov, Valentin Gruchensko y Wernher von Braun.

Robert Hutchings Goddard fue el responsable del primer vuelo de un cohete propulsado con combustible líquido (gasolina y oxígeno), lanzado el 16 de marzo de 1926, en Auburn, Massachusetts, Estados Unidos.

(Foto: Astronomy Picture of the Day)

Este ingeniero tenía mucha chispa y en honor a su patente del cohete de combustible líquido dijo:

“Toda visión es una broma hasta que el primer hombre la logra; Una vez realizado, se vuelve un lugar común”.

¿Cómo funciona un cohete espacial?

Los cohetes espaciales básicamente obedecen a la Tercera Ley de Newton, es decir, al principio de acción y reacción. Básicamente utilizan un motor de combustón que produce la energía cinética necesaria para que los gases se expandan.

(Foto: Getty Images)

La combustión química que se genera es muy potente y tira con muchísima fuerza el aire hacia abajo y, como dicta, precisamente, la tercera Ley de Newton: a todo fuerza corresponde otra de igual magnitud en dirección contraria. En otras palabras, el aire impulsa el cohete con la misma fuerza que los gases ejercen hacia abajo.

La potencia que se genera de este proceso cuando se expulsan los gases es tal que la reacción no sólo hace que el cohete se levante, también le permite alcanzar velocidades muy altas.

¿Cuántos tipos de cohetes hay?

Existen dos tipos de cohetes y dos maneras de clasificarlos, por un lado tenemos:

  • Cohete de combustible líquido: donde el propelente y el oxidante están almacenados en tanques fuera de la cámara de combustión y son bombeados y mezclados en la cámara donde entran en combustión.
  • Cohete de combustible sólido: donde ambos, propelente y oxidante, están ya mezclados en la cámara de combustión en estado sólido.

(Foto: U. S. Force)

En cuanto al número de fases, un cohete puede ser:

  • Cohete de una fase: donde el cohete es “monolítico”
  • Cohete de múltiples fases: posee múltiples fases que van entrando en combustión secuencialmente y van siendo descartados cuando el combustible se agota, permitiendo aumentar la capacidad de carga del cohete.