El actor compró la calavera prehistórica sin saber que era robada. 

El fin de semana pasado Nicolas Cage, el famoso actor y uno de los geeks más grandes del planeta, entregó a la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos una calavera de Tyrannosaurus bataar de 67 millones de años de antigüedad que tenía en su poder.

El fósil fue sacado ilegalmente de Mongolia por el paleontólogo Erik Prokopi. El sinvergüenza lo puso en subasta en Beverly Hills en el 2007, donde fue comprado por Cage por 276,000 dólares. En esa ocasión Cage pujó en contra de Leonardo DiCaprio, a quien derrotó en la búsqueda por hacerse de la posesión del cráneo.

A Cage no se le acusa de ningún delito, ya que no conocía que el fósil había entrado ilegalmente a Estados Unidos. Por el contrario, Prokopi fue condenado a tres meses de cárcel en diciembre de 2012, desde entonces se ha dedicado a colaborar con las autoridades para recuperar más de dos decenas de huesos que extrajo de Mongolia.

Los Tyrannosaurus bataar, también conocidos como Tarbosaurus, eran enormes reptiles carnívoros que habitaron las estepas asiáticas durante el Cretácico Superior.

fuente Rolling Stone

temas