El descubrimiento podría cambiar todo lo que sabemos sobre los dinosaurios.

La revista Nature publicó una larga investigación que nos presenta al Teleocrater rhadinus, un dinosaurio que podría cambiar todo lo que se sabe sobre el origen de los dinosaurios.

Hasta ahora se pensaba que los más viejos saurios (los arcosaurios) tenían el tamaño de un pollo y eran, en pocas palabras, dinosaurios bípedos en miniatura, muy raquíticos, que fueron evolucionando hasta dar forma a los enormes lagartos que dominaron la prehistoria. Con el paso del tiempo los arcosaurios se ramificaron en dos variantes: una de ellas evolucionó hasta dar forma a los ancestros de las aves actuales, la otra a los ancestros de los cocodrilos que conocemos en la actualidad.

El Teleocrater rhadinus podría cambiar esta idea, debido a que se trata de un arcosaurio antiquísimo, que rompe con todo lo que se pensaba de estos animales. El dinosaurio recién descubierto tenía el aspecto de una enorme lagartija, caminaba sobre cuatro patas como un cocodrilo, medía casi tres metros de largo, tenía un largo cuello y una larga cola y compartía muchos rasgos en común con los cocodrilos que le procedieron (sobre todo la mandíbula y las rodillas).

El dinosaurio caminaba sobre cuatro patas como un cocodrilo.

Esta especie vivió en el Triásico, hace más de 245 millones de años, y se cree que habitó en las actuales Rusia, India y Brasil. También se piensa que esta especie y otros parientes de los dinosaurios se extinguieron antes de que éstos aparecieran.

“El Teleocrater rhadinus tiene unos rasgos que inesperadamente se parecen a los de un cocodrilo, por lo que nos ha obligado a replantearnos lo que pensábamos sobre las primeras etapas de la evolución de los dinosaurios. Sorprendentemente, podemos decir que los primeros parientes de los dinosaurios no tenían el aspecto de dinosaurios”, indicó Ken Angielcyk, uno de los autores de la investigación.

El descubrimiento abre más interrogantes que soluciones a lo que se pensaba sobre la evolución de los dinosaurios. A pesar de eso, ya es considerado el “eslabón perdido” entre dinosaurios y el ancestro común que comparten con los cocodrilos.

fuente Nature

temas