Un conjunto de investigadores lograron reconstruir la apariencia de un ictiosaurio que vivió hace más de 200 millones de años.

(Julian Kiely / University of Manchester)

Hace aproximadamente 245 millones de años una especie de dinosaurios marinos que pertenecían a la orden de los saurópsidos eurápsidos poblaron la Tierra. Vivieron durante el Triásico Inferior y se extinguieron en el cretácico superior (hace 90 millones de años). Habitaron en América, Europa y Asia y fueron bautizados como ictosaurios (lagartos peces) por Sir Richard Owen.

Los ictiosaurios eran grandes reptiles marinos con aspecto de pez y delfín. Hace 200 millones en lo que hoy se conoce como Warwickshire, Inglaterra, un reptil con forma de delfín murió y sus restos terminaron por hundirse en el mar. Las condiciones naturales del lugar protegieron su cráneo y permitieron que conservara asombrosos detalles de su estructura.

Los restos de esta criatura fueron encontrados hace más de 60 años en los terrenos de un granjero y desde entonces han sido objeto de estudio para determinar la apariencia del animal. Ahora, gracias a los datos recopilados por una serie de tomografías computarizadas, un conjunto de científicos, encabezados por Nigel Larkin y Laura Porro, consiguieron reconstruir digitalmente todo el cráneo del ictiosaurio.

Cráneo tridimensional del Protoichthyosaurus prostaxalis. (Peer J)

El hallazgo fue publicado por la revista PeerJ y de acuerdo con Dean Lomax, de la Universidad de Mancherster:

“Ha tomado más de medio siglo estudiar y describir a este ictosaurio, pero valió la pena la espera”.

El cráneo del dinosaurio tenía un nivel de conservación extraordinario y contenía huesos que rara vez han sido encontrados por los científicos, esto permitió recrear con mayor exactitud su apariencia.

(Peer J)

De acuerdo con Laura Porro:

“La tomografía computarizada nos permite mirar dentro de los fósiles. En este caso pudimos ver largos canales dentro de los huesos del cráneo que originalmente contenían vasos sanguíneos y nervios”.

En un inicio, los científicos pensaron que se trataba de un ictiosaurio común, pero finalmente y luego e estudiarlo a profundidad, determinaron que se trataba de un nictiosaurio raro llamado Protoichthyosaurus prostaxalis.

Lo más importante del hallazgo es que, por primera vez se tiene un estudio completo del cráneo de un reptil marino, pues si bien existían algunos con anterioridad, ninguno estaba completo.

temas