El divulgador cree los proyectos privados de exploración marciana son incosteables, debido a que no generan ganancias.

Neil deGrasse Tyson, el famoso astrofísico y divulgador científico, le concedió una entrevista a Business Insider, en la que declaró que no tiene grandes esperanzas en Mars One, un proyecto privado que busca establecer la primer colonia humana en Marte.

La envergadura de esta apuesta, que implica miles de millones de dólares de inversión privada, ha llevado a muchos a expresar su desconfianza en el proyecto, que pretende llevar a un primer equipo de astronautas al Planeta Rojo en 2025, tras años de entrenamiento y siete meses de viaje espacial.

“Así que [una empresa privada] nos pregunta ‘¿quién está conmigo?’ la respuesta es nadie. Quizás no soy un experto en el tema, pero yo no veo un modelo de negocio para sostener los viajes privados a Marte”, dijo Tyson.

De acuerdo con Bas Lansdorp, principal impulsor de Mars One, el proyecto busca enviar voluntarios en un misión de ida a Marte, establecer una colonia y realizar experimentos científicos allí, todo sin que los tripulantes tengan oportunidad de regresar a la Tierra. La compañía estima que realizar su plan tendrá un costo de 6 mil millones de dólares.

Mars-One
La misión Mars One pretende establecer la primera colonia en Marte para el año 2025

Tyson piensa que un proyecto de este tipo tendría viabilidad si lo realizara un gobierno —o incluso un grupo de países— pero que, desde su punto de vista, es incosteable para una empresa privada.

“Los gobiernos son los primeros que hacen grandes y costosos proyectos que no tienen un obvio e inmediato retorno de inversión. Los gobiernos pueden tomar esos riesgos, por tanto los gobiernos van a Marte”, afirmó el científico.

Para el astrofísico, nadie va a invertir en una compañía que planea una misión con un alto riesgo de muerte y de pérdida de millones de dólares. “No veo un modelo de negocio que sustente viajes a Marte”, a menos que sean financiados por la NASA, recalcó. Señalando que, si él fuera un inversor privado les haría algunas preguntas a los organizadores de Mars One:

“Si yo fuera un inversor de riesgo, me gustaría hacerle una serie de preguntas a los organizadores: ¿Es peligroso? la respuesta es sí ¿Morirán personas? Probablemente. ¿Cuánto va a costar? No sé, pero mucho.¿Cuál es el retorno de mi inversión? Nada.”

El físico teórico y futurista Michio Kaku fue aún más duro al hablar sobre el proyecto:

“Esto tiene un tufo de circo, donde parece que tienes a amateurs levantando la mano, buscando ser voluntarios para ser la primera persona en llegar a Marte. Ellos [Mars One] han establecido plazos poco realistas. Teniendo en cuenta el hecho de que usarán tecnología no probada, quiero suponer que la tasa de fracaso sería de alrededor de 90% a 95% para una misión de esta magnitud. En otras palabras, se trata de una tragedia anunciada.”

Pero los riesgos no parecen disuadir ni a la empresa ni a los voluntarios. Para los intrépidos aspirantes a colonizadores marcianos, vivir en un planeta inhóspito es una oportunidad que no quieren dejar pasar. Actualmente, la misión Mars One ya tiene a un grupo de 100 finalistas, entre quienes espera encontrar a los astronautas que finalmente hagan el viaje sin retorno a Marte.

vía ZME Science

fuente Business Insider

temas