Los insectos fueron alterados genéticamente en un laboratorio y tienen como misión preñar a la mayor cantidad de hembras que puedan.

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) está considerando mandar un escuadrón de millones de mosquitos genéticamente modificados a la zona de Florida Keys, como una forma de combatir el dengue y la chikungunya. Estas dos enfermedades se propagan por medio del mosquito Aedes aegypti, también conocido como el mosquito de la fiebre amarilla.

La empresa de biotecnología británica Oxitec le propuso a la FDA el uso de especímenes modificados, a los que se les ha agregado a su mapa genético fragmentos de proteínas de variaciones del virus herpes simplex y E.coli, así como genes de coral y col, los cuales deben de liberarse para que se mezclen con los mosquitos portadores de virus y diezmen su número.

El Aedes aegypti modificado en laboratorio
El Aedes aegypti modificado en laboratorio

Así explica la manera en que funciona su método la compañía de biotecnología:

“Los trabajadores del laboratorio de Oxitec remueven manualmente a las hembras modificadas de una muestra, con el objetivo de liberar sólo a los machos. Ellos se alimentan sólo de néctar de plantas y no pican a los seres vivos en busca de sangre, como sí lo hacen las hembras. Los machos modificados se aparean con las hembras salvajes y sus crías nacen muy débiles, las cuales mueren al momento del alumbramiento, lo que ayuda a reducir la población de mosquitos.”

Actualmente Oxitec se encuentra criando a sus mosquitos genéticamente alterados, esperan lanzar un pequeño escuadrón de sus insectos en la primavera para hacer pruebas en un barrio residencial de Florida, pero para eso necesitan el visto bueno de la FDA. Además, tienen que conseguir la aprobación de la comunidad, algo complicado si tomamos en cuenta de que a nadie le gustaría saber que un mosquito portador del herpes vuela alrededor del barrio.

vía iO9

fuente Oxitec

temas