A diferencia de Stonehenge, no forman un círculo, sino una línea recta.

Un equipo de arqueólogos británicos, con ayuda de un sofisticado radar,  descubrieron un nuevo monumento megalítico en las inmediaciones de Stonehenge. El hallazgo está compuesto de 90 rocas formadas en línea recta.

Las piedras, con hasta 4.5 metros de largo, se encuentran enterradas a poco más de un metro bajo la zona suroriental de Durrington Walls, un asentamiento neolítico rodeado por una zanja y una especie de fortificación, el mayor de Reino Unido.

Una recreación de como debía de lucir la construcción
Una recreación de cómo se vería la construcción

Vince Gaffney, arqueólogo de la Universidad Bradford, ha indicado que aun existen muchos misterios alrededor de las rocas, incluso ahora no se sabe si formaban parte del complejo de Stonehenge o tenía una función ceremonial por separado. Aún así, se piensa que debió de construirse hace aproximadamente 4,500 años.

“Creemos que era una especie de arena ritual. Estas cosas eran teatrales, diseñadas para impresionar”, indicó Gaffney.

Hace un año se habían encontrado templos y tumbas cerca de la zona, por lo que aun se podrían encontrar más cosas en los alrededores de esta parte de Reino Unido.

vía El País

fuente Arch Pro

temas