Los microsismos en la CDMX son provocados por ejecución de obra y extracción del agua

Los microsismos han sido provocados por la extracción de agua de los mantos acuíferos y las grandes construcciones.
(Wikimedia Commons/Toxischen)

Recientemente la Ciudad de México ha sido afectada por una serie de sismos (nueve desde el fin de semana pasado), que tienen como epicentro las alcaldía de Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón. Sin embargo, parece que no son producto –en primera instancia–del movimiento tectónico.

También te recomendamos: ¿Por qué tiembla tanto en México?

Según Juan Manuel Espinosa Aranda –director general del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (Cires)– estos siniestros han sido provocados por la extracción de agua del subsuelo y las grandes construcciones.

Así lo declaró en una entrevista para El Universal:

“ […] podríamos resumirlo en que son originados por la constante extracción de agua del subsuelo, aunado a las grandes construcciones que han ocasionado mayores fracturas en en la parte de baja del terreno”.

El directivo del Cires declaró que estos movimientos de momento son ligeros, pero podrían intensificarse si no evitamos la extracción de agua, pues no sólo estamos provocando que tiemble, también podríamos colaborar significativamente al hundimiento de la Ciudad de México.

También te recomendamos: ¿Por qué hay sismos con epicentro en la Ciudad de México?

Por otro lado, los sismos de baja intensidad en la Ciudad de México están asociados a seis fallas geológicas: Chiquihuite, Santa Catarina, Falla Santa Fe, AyotAyotuzco, Tenango y La Pera.

Si los sismos se sintieron de manera violenta en varias zonas de la ciudad a pesar de ser de baja intensidad, se debe a su cercanía con el epicientro y a su poca profundidad.

También te recomendamos: ¿Por qué se dice que los sismos trepidatorios son más destructivos?

Espinosa Aranda recalca:

“No permitimos el llenado de los mantos acuíferos con el suficiente líquido proveniente de la Cuenca del Valle de México”.

Para concluir, el experto señala que para evitar este tipo situaciones lo mejor es fomentar una forma de construcción correcta y racional, algo que –como sabemos– para las inmobiliarias y los gobiernos, resulta imposible. En otras palabras, se debe restringir la proliferación de construcciones y edificios a diestra y siniestra por toda la ciudad, de lo contrario, los sismos con epicentro en la CDMX podrían volverse un problema recurrente.