¿La central de Laguna Verde puede ocasionar una catástrofe como la de Chernobyl en México?

Se revelaron reportes que mostraron que la central nuclear de Laguna Verde pasó por situaciones de riesgo: ¿esto podría ocasionar un Chernobyl en México?
Fuente: Wikicommons

Recientemente, se dio a conocer que la central termonuclear de Laguna Verde, Veracruz, registró situaciones de riesgo en el recambio de su combustible. Esta información no fue hecha pública hasta ahora, lo que nos lleva a la pregunta: ¿puede esta central de energía nuclear ocasionar una catástrofe como la Chernobyl en México?

Fuente: Reuters

¿Qué pasó en Laguna Verde?

Un reporte emitido por la CFE reveló fallas en el procedimiento del recambio de las barras de uranio enriquecido que sirven como combustible para esta planta termonuclear. Esto ocasionó que la alerta de riesgo pasara de verde a naranja, a poco de convertirse en una alerta roja, al interior de la central eléctrica. Según el reporte, esto ocurrió en septiembre, pero los registros mostraron que situaciones similares también ocurrieron a lo largo de agosto y octubre.

El reporte deja ver que durante el recambio del uranio la alberca en donde se concentra el combustible gastado no contó con las medidas de seguridad adecuadas para su refrigeración, incrementando la posibilidad de la fundición del material radiactivo.

Este uranio gastado se almacena en un depósito de agua en constante refrigeración para disminuir su temperatura y mantenerlo de forma estable hasta que deje de ser emitir calor y radiactividad de manera agresiva. Sin embargo, en el proceso del cambio en Laguna Verde, la alberca destinada a esto no lograba estabilizar la temperatura pues el drenado no fue lo suficientemente eficiente para evitar que el agua se evaporara más rápido de lo que se reponía.

A la par de este incidente, en octubre se presentaron problemas en el sistema de refrigeración de uno de los reactores debido a problemas en el sellado hermético de la cabeza de estos, lo que implicó una gran pérdida de refrigerante en el mismo.

Fuente: Universidad Anáhuac

Los riesgos

Los riesgos de este evento son sumamente altos. No tener el drenado adecuado puede ocasionar que las varillas de uranio queden expuestas al aire y que su temperatura no disminuya. De esta manera, corren el riesgo de derretirse y fundirse, soltando nubes radiactivas hacia el aire que se expandirían por toda la zona, tal como sucedió en Fukushima, después de que el sistema de drenado en la alberca de refrigeración fuera afectado por el tsunami.

Aunque el riesgo explícito de la mala refrigeración es solo uno, al estar dentro de una central nuclear, un solo error puede desencadenar muchos otros factores de riesgo, que van desde la expulsión del material radiactivo hasta una explosión al interior de alguno de los reactores.

La planta se mantuvo en riesgo naranja durante más de dos semanas en septiembre, una situación que no tiene precedentes (al menos en los registros) de Laguna Verde. Sin embargo, esta ya había tenido otros problemas de seguridad, como la falla en los motores de diesel que funciona como sistema de emergencia ante fallas eléctricas de las albercas de refrigeración. Por otro lado, si el reactor no cuenta con la refrigeración suficiente, como fue en el incidente de octubre, este corre el riesgo amplio de provocar una explosión.

Fuente: Wikicommons

¿Un Chernobyl mexicano?

El riesgo de una explosión nuclear siempre es grande y cualquiera que sea, sin importar su magnitud, es una catástrofe. Prueba de ello son los diferentes eventos relacionados con plantas de este tipo, como lo es claro, Chernobyl y también Fukushima.

La planta de México produce alrededor del 4% de la capacidad energética de nuestro país, por lo que un accidente impactaría directamente sobre el suministro de toda la región. Una explosión del reactor dejaría la zona de la misma manera que Fukushima se convirtió en una ciudad fantasma y en la que Chernobyl es un páramo alterno a la vida humana.

La producción de energía nuclear sigue siendo de las más seguras y limpias bajo los estándares de seguridad modernos. Sin embargo, sigue a expensas de muchos procesos que si fallan pueden generar problemas de este tipo que impactarían de manera significativa la forma de vida en Laguna Verde y las zonas más cercanas.

Sería posible tener un evento similar si es que la centra tiene un incidente como los que ocurrieron en 2020 de manera prolongada. Afortunadamente, actualmente la planta ya resolvió todos ellos, pero esta sigue con problemas aún más graves, como la falta de una organización sólida que asegure el futuro de Laguna Verde como productora de energía nuclear.

El primer reactor llegará el final de su vida útil en 10 años, por lo que esta década será crucial para saber cuál es el futuro de la energía nuclear y su desarrollo en México. Uno que, obligatoriamente, tiene que estar mucho más cuidado y controlado.

Fuente: Wikicommons

***

Esta semana en Código Espagueti al servicio de la comunidad, Pepe Pulido nos explica cómo funciona la bomba atómica que hace 74 años arrasó con Hiroshima y Nagasaki
ANUNCIO