Graban el terrorífico momento en que una enorme araña devora un murciélago

Y ya hasta tiene nombre, se llama Peter.
(Foto: Facebook)

El mundo animal es muy bello y sorprendente, según me han dicho, pero como el buen ser humano alejado de la naturaleza que soy, tengo mis dudas. El problema inicia cuando, ni siquiera en tu fortaleza llamada hogar, estás a salvo y te encuentras con una de esas horripilantes escenas que sólo la naturaleza es capaz de obsequiarte. Como le ocurrió a la usuaria de Facebook Annette Alaniz.

También te recomendamos: Encuentran garrapata en el globo ocular de este hombre

Cuando Annette, originaria de Texas, Estados Unidos, llegaba a su casa se encontró con un momento de terror: un murciélago estaba siendo presa de una araña bananera (Phoneutria nigriventer), de la familia Ctenidae, que estaba a nada de tragárselo. Por lo que se puede apreciar de la grabación, el murciélago, que pende de las telarañas de su depredador, era el doble de grande que la araña, pero eso no impidió que el arácnido lo atrapara en sus redes, lo envolviera hasta quitarle la movilidad y pues, lo succionara hasta la muerte. Parecía una “ciruela pasa”, explicó la valiente mujer.

La escena fue grabada por Annete en el siguiente video y, si no eres una especie de aracnofóbico, disfrútalo como las otras 305 mil personas que se atrevieron a reproducirlo:

Según narró la autora del video a Fox 4, cuando ella y su esposo miraron el triste desenlace del murciélago decidieron que era mejor “dejar que la naturaleza siguiera su curso”.

“No sé de dónde vino ese murciélago o hacia dónde se dirigía”, dijo Alaniz. “Como sé la noche anterior en San Antonio, sé que los murciélagos vuelan debajo del puente … así que tal vez se perdió”.

Lo maravilloso de esta historia es que incluso, la araña ya tiene nombre. No sabemos si la familia decidió adoptar a la mordaz araña pero ella contó que, si es hembra, se llamará Zoe, y si es macho, Peter. Qué tierno.

Por lo general, las arañas bananeras suelen comer insectos pequeños, como moscas o incluso saltamontes. Pero como ya observamos, son capaces de hacer más que eso.