Desde hace más de 50 años la Fundación Charles Darwin para las Islas Galápagos (FCD) ha trabajado intensamente por la conservación de especies animales y vegetales dentro de las legendarias islas que Darwin estudió. Pero problemas de financiamiento y el cierre inesperado de una de sus más importantes fuentes de ingreso han puesto a la Fundación en un predicamento difícil de resolver.

En 1959 apareció la Fundación Charles Darwin con ayuda de la UICN, la UNESCO y el gobierno de Bélgica. En todos los años que lleva de existencia, la FCD ha capacitado a miles de ecuatorianos (las Islas Galápagos están bajo jurisdicción de Ecuador) para la conservación de sus valores naturales, ha defendido como nadie a la famosa tortuga gigante y he trabajado en la restitución de especies originarias de las islas que sólo existían en cautiverio. Recientemente se han ocupado de la conservación del pinzón de manglar, una de las especies originarias de Galápagos que se encuentra en un alto riesgo de extinción.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=rOy8cbKsXe4?rel=0]

A pesar de la importante labor que lleva a cabo, la Fundación está en peligro de desaparecer por problemas financieros. La mayoría de los proyectos de investigación que tiene a su cargo se pueden realizar gracias a diversas donaciones. Sin embargo, los costos operativos de la FCD (salario de los empleados, mantenimiento de las instalaciones, etc.) recaían en una tienda de souvenirs que abrieron en las Islas Galápagos.

Cada año alrededor de 150 mil turistas llegan a la zona para redescubrir las maravillas que impactaron a Darwin. Por eso la idea de mantener una tienda de este tipo garantizaba éxito económico. Con una entrada de 8 mil dólares semanales, la tienda era pieza fundamental de la estructura financiera de la Fundación. Sin embargo, el gobierno ecuatoriano decidió cerrarla porque los vendedores de la zona reclamaron que la tienda les quitaba demasiados clientes.

islas-galápagos01

El cierre inesperado de esta tienda de recuerdos ha asestado un golpe tremendo a la estructura de la Fundación. Su presidente, Dennis Geist, confesó en una entrevista a Nature, que este hecho ha desestabilizado todas sus finanzas para el 2014. La tienda aportaba el 40% de los ingresos totales que la Fundación necesita para subsistir cada año. Con este enorme hueco financiero, no se han podido cubrir los salarios de todos los empleados, y si no se encuentra una solución para el próximo año es probable que la FCD tenga que entrar en una fase de disminución que podría llevarla a su cierre definitivo.

No hay duda de que el gobierno de Ecuador debe ocuparse de los habitantes de las Islas Galápagos y de sus problemas económicos, pero el mundo no puede permitir que una fundación como la Charles Darwin dejé a su suerte a este ecosistema único en el mundo. Y todo por una tienda de recuerdos.

vía Gizmodo

fuente The Verge

temas