Los vehículos aéreos no tripulados vigilarán el Mar de Cortés para evitar la pesca ilegal en la zona.

La vaquita marina (Phocoena sinus) es una de las especies animales exclusiva de México que se encuentran en peligro. Considerada como uno de los cetáceos más pequeños del mundo, se calcula que únicamente quedan 97 ejemplares de este animal. La razón de que la especie esté al borde de la extinción, se debe a la pesca con redes de “enmalle” cerca de su hábitat.

Para intentar proteger a la vaquita marina, la PROFEPA (Procuraduria Federal de Proteccion al Ambiente) inició un proyecto que busca evitar que se siga pescando en la zona donde vive dicho cetáceo. El plan de la dependencia de gobierno fue presentado el lunes por el subprocurador de Recursos Naturales, Alejandro del Mazo, quien informó que en conjunto con la Secretaría de Marina, están probando tres drones que se dedicarán a vigilar las aguas del Mar de Cortés donde nadan estos mamíferos.

“Se están considerando los avances de la tecnología, que ya nos permite el uso de aviones no tripulados para poder nosotros tener una vigilancia permanente aérea, en la zona de interés, y poder actuar con mucho más eficiencia, con mucha más rapidez”, comentó Del Mazo.

El mayor peligro para la vaquita se debe a que su hábitat es el mismo en el que vive el Totoaba, un pez que es considerado un manjar con propiedades afrodisíacas en China, por lo que muchos pescadores lo atrapan para venderlo a buen precio a los asiáticos. El kilo de buche de esa especie se vende hasta en 20 mil dólares en China,

Además del uso de drones vigilantes, el gobierno mexicano tiene pensado un plan de 37 millones de dólares que busque compensar a los pescadores con trabajos –algunos de ellos de vigilantes–, inversión y préstamos, para que dejen de utilizar las redes en las que muchas veces quedan atrapados ejemplares de esta especie mexicana.

fuente La Jornada

temas