¿Por qué la explosión en Beirut tuvo forma de hongo si no fue nuclear?

A unos días de conmemorar los bombardeos en Japón, esta explosión nos recordó uno de nuestros más terribles temores
Forbes

La explosión en Beirut nos impresionó con todos los videos de todos los ángulos mostrados, en los que curiosamente generó una nube con forma de hongo, a pesar de que no se trató de una explosión nuclear, que es donde hemos visto este tipo de residuos al menos como muestra la cultura popular.

Esta explosión, de la que no se ha dado una resolución oficial, fue aparentemente provocada por explosivos, químicos o pirotécnia al interior de un barco, en el que la explosión terminó afectando toda la zona cercana al puerto en donde esto ocurrió, con un rango aproximado de tres kilómetros.

Te recomendamos: Videos: Una gigantesca explosión sacude Beirut (Actualizada)

Explosión Libano

Esta, evidentemente, no se trató de una explosión nuclear, entonces ¿por qué generó una nube con forma de hongo?

La respuesta es simple y es que no solamente las explosiones nucleares generan este tipo de nubes. En realidad, este tipo de reacción depende, más bien, de cómo la explosión se comporta con el aire que rodea la zona de la explosión y de lo que haya generado la explosión misma.

La detonación de todo el material, haya sido el que haya sido, no es comparable con el poder destructivo de una bomba nuclear o atómica moderna, pero tampoco con las que fueron lanzadas en Hiroshima o Nagasaki en 1945.

En este caso, la explosión se generó gracias a una reacción violenta de materiales que generaron una burbuja de gas que calentó todo el aire alrededor, provocando que el aire alrededor se expanda rápidamente, generando una especie de esfera alrededor de la zona que alcanza a alterar térmicamente.

Al ser esta producto de la reacción del fuego y el calor, esta reacción comienza a alimentarse y a buscar energía de los alrededores. Al crecer de manera vertical, la reacción y su esfera de aire caliente encontrarán límites físicos por la presión de la atmósfera a medida que crece, por lo que comienza a buscar escape por los demás lugares que la forman, es decir, hacia los lados.

Al reventar la burbuja por sus costados y no de manera uniforme, le da esa forma de hongo que logramos apreciar por unos instantes en la explosión en Beirut, Líbano, a pesar de que no se trate de una explosión nuclear.

Esta duró a penas unos instantes por que la fuerza de la explosión no fue lo suficientemente grande como para alterar de manera significativa el aire de la región; por eso mismo, mientras más potente sea la explosión más clara y duradera será la forma de hongo, dada por el factor de inestabilidad de Raylegh-Taylor.