El lejano astro cuenta con una nube de hidrógeno que le da la apariencia de una larga cola en uno de sus lados.

Astrofísicos de la Universidad de Exeter, Inglaterra, presentaron el descubrimiento de “GJ436b”, un exoplaneta gaseoso del tamaño de Neptuno, del que no se tenía conocimiento hasta ahora. La mayor peculiaridad del planeta es que está rodeado por una nube de hidrógeno, la cual aparenta ser una enorme cola y le da la apariencia de un enorme cometa. La cola gaseosa se forma debido a que la atmósfera de GJ436b se calienta hasta temperaturas muy altas, lo que provoca que el hidrógeno se evapore y se acumule alrededor del planeta.

GJ436b tiene una masa de aproximadamente 23 veces la de la Tierra y está situado a 33 años luz de distancia de nuestro planeta. Este mundo gira alrededor de su estrella en sólo tres días y tiene una atmósfera que deja tras de sí un rastro gigantesco de hidrógeno.

La formación de la cola gaseosa no es un hecho aislado, en otros momentos se han reportado otros planetas que también cuentan con esa peculiaridad. Sin embargo, hasta ahora el fenómeno sólo se había reportado en gigantes gaseosos, no en planetas pequeños, como en este caso.

De acuerdo con los científicos que descubrieron el exoplaneta, un análisis detallado de GJ436b podría ayudar a entender la formación de Súper-Tierras calientes, detectar océanos extrasolares, y entender la manera en que cambiará nuestro planeta cuando, dentro de millones de años, el Sol se convertirá en una gigante roja y cambie el tipo de atmósfera del planeta.

fuente ESA

temas