Ooho es una esfera comestible que almacena agua en su interior.

Créanlo o no hubo un tiempo que todos tomábamos agua del grifo. Luego a alguien se le ocurrió que sería muy buena idea vender el agua en botellas y todos lo vieron como algo normal. Ahora, el mundo tiene un problema enorme, debido a que en los últimos 30 años la demanda del agua embotellada creció 400% y sólo una de cada cinco botellas se recicla, lo que significa alrededor de 12.7 toneladas de plástico anuales en los océanos.

Pensando en esto Skipping Rocks Lab creó Ooho, una burbuja de agua comestible que además es más ecológicamente amigable, ya que usa nueve veces menos energía que una botella tradicional y genera cinco veces menos CO2.

La idea consiste básicamente en una “botella comestible” en forma de una esfera hecha de alginato sódico (un espesante natural procedente de las algas) y cloruro cálcico, que puede almacenar liquido en su interior (no necesariamente agua) para luego ser ingerido sin daños para la salud.

Por más innovador que suena esta idea, no es nueva. El concepto de “una fruta hecha por el hombre” (conocida como esferificación) con la que Skipping Rocks Lab presenta Ooho, fue patentada por Unilever en 1946.

Ooho es una solución excelente para combatir el problema de la súper producción de botellas de plástico que hay en el planeta, pero desgraciadamente aún no es viable, debido a que las esferas se degradan a los pocos días y sigue necesitando un pequeño porcentaje de plástico para su producción. Sin embargo, la compañía asegura que ya están trabajando en solucionar esto.

Ahora bien, la esferificación no es un secreto oculto dentro de la bóveda de una mega corporación. Es más bien una receta que puedes seguir paso a paso para fabricarla en tu cocina, como explican en el siguiente video:

fuente Skipping Rocks Lab

temas