Encuentran una momia de un lobo cachorro que habitaba en el antiguo Ártico

Impresionante historia
Foto: The New York Times

Esta historia podría ser contada en torno a que hace muchos años una cueva en la arena se derrumbó sobre un cachorro de lobo y desafortunadamente lo mató , aislándolo del aire y la humedad, por lo que el cuerpo del cachorro pudo momificarse en el frío. Estuvo enterrado en permafrost hasta hace cuatro años; los cambios climatológicos  y un minero de oro lo descubrieron en Yukon, Canadá, cerca de Dawson City.

Julie Meachen, paleontóloga y profesora de anatomía en la Universidad de Des Moines en Iowa, dijo que entre los animales fósiles, Zhur es “básicamente es el  mejor fósil conservado de la historia”. Marchion dirige un equipo de expertos que utilizan tecnología no invasiva, incluyendo ADN y bioquímica y estructura ósea para estudiar todo el conocimiento sobre los cachorros de lobo ancestrales. Ella y sus colegas publicaron los resultados del estudio en “Biología contemporánea” el pasado 21 de diciembre.

La momia está ahora en exhibición en el Centro de Interpretación Yugak Lingnia de Whitehorse: su cuerpo y pelaje están intactos. El cachorro está bien conservado y es fácil ver que es una hembra por inspección visual. También se le ha nombrado  Zhur (que significa lobo) en el idioma de la tribu Tr isondëk Hwëchʼin.

Más datos curiosos sobre el hallazgo

El minero que encontró al cachorro momificado es llamado Neil Loveless quien notificó a Grant Zazula, un paleontólogo del Gobierno Territorial de Yukon que se había puesto en contacto con el Dr. Meachen.  Ella y la Dra. Zazula reunieron a un equipo interdisciplinario de científicos canadienses y estadounidenses para estudiar a Zhur.

Zhur, la cachorro lobo | Foto: The New York Times

Utilizando una variedad de métodos como: la datación por carbono, los estudios de ADN de la edad evolutiva de los fósiles y los estudios químicos del contenido de oxígeno en la muestra, se centraron en el tiempo que vivió Zhur hace unos 56.000 a 57.000 años. Al parecer, fue un período templado en una Era de Hielo conocida como Interstadial, cuando las temperaturas eran lo suficientemente cálidas como para que hubiera ríos y arroyos en el área.

A partir de las radiografías de los huesos y el desarrollo de los dientes en Zhur, se enteraron de que tenía entre 6 y 7 semanas de edad en el momento de su muerte. Gozaba de buena salud y estaba bien alimentada, y el suelo en el que se excavó la cueva era arenoso y, por lo tanto, inestable, lo que llevó a los investigadores a concluir que lo más probable es que muriera cuando la cueva se derrumbó. El destino de sus posibles compañeros de camada, la madre y el resto de la manada es un misterio.

Aunque es una triste historia, este pequeño cachorro nos ha mostrado un poco de las historias pasadas, de la fauna que jamas pudimos conocer pero que compartió el planeta con nuestros antepasados.

***

ANUNCIO