El carnicero de Carolina revela más detalles sobre los primeros grandes depredadores que vivieron en nuestro planeta.

Paleontólogos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte anunciaron el descubrimiento de una especie de reptil que vivió hace 230 millones de años. Se trata de unos de los ancestros más antiguos que se conocen de los cocodrilos.

El llamado Carnufex carolinensis (carnicero de Carolina) era un cocodrilomorfo que tenía unos 2.7 metros de longitud y que, a diferencia de sus familiares modernos, caminaba sobre sus patas traseras. Los investigadores creen que era uno de los depredadores más grandes a inicios del Triásico Tardío, una época anterior a la aparición de la mayoría de los dinosaurios.

A pesar de que los fósiles del Carnufex fueron encontrados hace una década, sus restos no habían sido examinados hasta hace muy poco tiempo.

El descubrimiento de esta especie fue posible gracias al análisis del cráneo, la columna vertebral y una de las extremidades del espécimen. Sin embargo, para conocer la apariencia del reptil fue necesario reconstruir el cráneo con un software de imágenes 3D.

Carnufex-carolinensis-2
Reconstrucción 3D del cráneo del Carnufex carolinensis

Con todo y su estatus de gran depredador, el Carnufex carolinensis desapareció durante uno de los eventos más grandes de extinción en la Tierra, momento en el que los dinosaurios tomaron el dominio del planeta durante los siguientes 135 millones de años. El hallazgo este ocodrilomorfo ofrece nueva información acerca de los primeros depredadores que poblaron el supercontinente de Pangea.

fuente EurekAlert!

temas