Luego de varios intentos, aun no pueden rescatar el cadáver del misionero estadounidense que quería convertir a los sentinelenses al cristianismo.

John Allen Chau

(John Allen Chau)

El turista estadounidense John Allen Chau entró ilegalmente a la prohibida isla de Sentinel del Norte con la intención de convertir  al cristianismo a su población aborigen, quienes son una de las últimas tribus preneolíticas que quedan en el mundo. Más se tardó el predicador en llegar a la playa de esta isla, que la tribu en asesinarlo a flechazos.

Eso fue el 17 de noviembre. Diez días después de estos hechos, el cadáver del predicador norteamericano no ha sido recuperado. No es que las autoridades indias no se hayan esforzado en hacerlo, incluso durante el fin de semana se realizaron varios intentos de rescate del cuerpo, sin que alguno prosperara. Ahora la organización Survival International –que aboga por los derechos de los pueblos tribales– dice que cualquier intento es “increíblemente peligroso” para los miembros de la tribu y los oficiales centinelas.

“En los primeros días se hicieron varios intentos para encontrar el cuerpo después de que los miembros de la tribu fueron vistos arrastrándolo. Sabemos la dirección general de dónde fue arrastrado, pero aún no sabemos dónde dejado exactamente”, dijo un vocero de las autoridades indias a la BBCantes de que se decidiera detener la búsqueda por el alto riesgo que implicaba para los rescatistas.

El peligro de entrar a la isla a recuperar el cuerpo es que pondrían en peligro a los aborígenes, por la posibilidad de llevar una enfermedad a la que los pobladores no tienen anticuerpos.

“El riesgo de una epidemia mortal de gripe, sarampión u otra enfermedad externa es muy real, y aumenta con cada contacto. Tales esfuerzos en casos similares en el pasado han terminado con los centinelas que intentan defender su isla por la fuerza”, dijo el director de Survival International, Stephen Corry.

La opinión de los expertos es dejar el cuerpo de Chau en la isla, y ya no molestar más a los sentinelenses.

Un cristiano va a una isla a convertir a toda una población indígena a su religión, sin que ellos se lo pidan, y lo matan. El cristiano queda tumbado en la playa sin recibir “cristiana sepultura” ¿Qué de irónico es eso?

fuente BBC

temas