Todo se debe a un gen que abunda más en mamíferos grandes que en los seres humanos.

Si consideramos que la cantidad de células que poseen los elefantes es cien veces más elevada que en los seres humanos, podríamos pensar que hay muchos más casos de cáncer en dichos animales que en nosotros, pero la verdad es que, en realidad, sólo 5% de los elefantes mueren de cáncer, mientras que en la población humana, las muertes ocasionadas por esta terrible enfermedad van desde el 11% al 25%.

El hecho de que los elefantes puedan prevenir naturalmente el cáncer, ha llamado mucho la atención de la ciencia, así que un par de equipos de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Utah y de la Universidad de Chicago, se dieron a la tarea de investigar los motivos, encontrando que todo esto se debe a un gen que abunda más en los elefantes.

Dos estudios, publicados en American Medical Association y eLife respectivamente, revelan que tras el análisis del ADN de ejemplares de elefantes africanos y asiáticos, éstos cuentan con 20 copias de P53, un gen que se conoce por ayudar a eliminar la posibilidad de tener un tumor maligno, logrando que las células no sufran daños o puedan repararse a sí mismas.

Después se compararon ADNs de otras 60 especies más pequeñas, incluyendo humanos, todos arrojaron resultados mucho menores, teniendo una sola copia del gen P53.

Ejemplares más antiguos de los elefantes fueron analizados por el equipo de la Universidad de Chicago, encontrando que poseían muchas menos copias de P53. Se cree que a medida que los elefantes evolucionaron e incrementaron su tamaño, también lo hizo su código genético, desarrollando más P53.

Ahora, con este descubrimiento, se espera poder encontrar la manera de desarrollar medicamentos que puedan contribuir el efecto de animales como los elefantes o las ballenas, también en los seres humanos, logrando sin duda un gran avance en la lucha contra esta enfermedad.

vía Popular Science

fuente JAMA

temas