El veneno de alacrán podría ser un aliado para la lucha contra el cáncer de mama, piel y próstata

Y está en proceso de patente.
En lo malo hay cosas buenas | Foto: Dreamstime

A través de una publicación en el sitio de la DGCS, la UNAM ha compartido que el veneno de alacrán inhibe la propagación de algunos tipos de cáncer.

Esto es posible ya que el doble mutante de la fuerte toxina del escorpión rojo de la India, llamado tamapina, que contiene su veneno, puede, según los resultados obtenidos por los científicos, inhibir la metástasis, es decir, la migración de algunos tipos de células cancerosas; esto fue descubierto por el Instituto de Química (IQ) de la UNAM.

Debido a la importante información del descubrimiento, este mutante se encuentra en proceso de patente; Federico del Río Portilla, investigador de IQ, y su estudiante de doctorado Marlen Mayorga Flores informaron que la modificación de tamapina provocó un “bloqueo” del movimiento de células malignas de 60% a 70% cuando se encontró una baja concentración de la toxina Mesobuthus tamulus, especialmente para los tipos de cáncer: mama, piel y próstata.

Escorpión Rojo de la India | Foto: Shantanu Kuveskar

El científico universitario explicó que el primer paso para que las células malignas hagan metástasis es que empiecen a migrar. Primero se convierten en un pequeño órgano o tumor que luego crece; Con el tiempo, pueden comenzar a trasladarse a otras partes del cuerpo; esta fase es responsable de la muerte de personas con cáncer.

Las células, explicó, tienen “poros”, los llamados canales iónicos, a través de los cuales se “alimentan”. De esta forma llegan sales como los iones de sodio, potasio o calcio, el azúcar y otros nutrientes.

La siguiente fase de investigación, es pasar por las fases preclínica y clínica para verificar su correcto funcionamiento. “Estamos en el proceso de mejorarlo y comenzar a probar en modelos animales en colaboración con investigadores mexicanos”.

Este sería el siguiente paso, junto con la obtención de la patente nacional, proceso que comenzó el pasado mes de septiembre. El registro incluyó al equipo francés de la Universidad de Tours dedicado a estudiar la metástasis y los efectos de la modulación de los canales iónicos para acabar con este proceso cancerígeno. “Nosotros propusimos el modelo y ellos lo han desarrollado y nos han apoyado de manera impresionante”, dijo el científico.

Aunque los científicos no han dicho que esta es una cura, cada día están más cerca de poder encontrar la cura para estas enfermedades, que en ocasiones son letales.

***

ANUNCIO