Científicos liderados por Rogelio Cruz, investigador de la UNAM, realizaron por primera vez en México una neurocirugía fetal para corregir en útero la espina bífida de un feto de 26 semanas de gestación

Hasta el momento se han registrado dos intervenciones fetales exitosas.

Científicos de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del Instituto de Neurobiología (INb) de la UNAM, con sede en Juriquilla, Querétaro, realizaron por primera vez en la historia de nuestro país la primera neurocirugía fetal para corregir en útero la espina bífida de un feto de 26 semanas de gestación. Como resultado de esta exitosa intervención- realizada el 21 de febrero-nació sin complicaciones, vía cesárea, un pequeño a las 35 semanas de gestación, con un peso neonatal de 2000 gramos.

La espina bífida es un defecto del tubo neural, que ocurre cuando la columna vertebral del feto no se cierra completamente durante el primer mes de embarazo, lo cual daña los nervios y la médula. “Es una enfermedad invalidante que ocasiona discapacidad motora, hidrocefalia, daño neurológico, incontinencia urinaria y fecal, y en la mayoría de los casos invalidez motora de ambas piernas”.

Debido al éxito obtenido en esta intervención, el 27 de febrero se realizó la misma operación a otro feto; el cuál nació 38 semanas de gestación pesando 2 kilos 800 gramos.

Los dos pequeños presentaron una cicatrización perfecta en la zona lumbar, en donde se corrigió quirúrgicamente el defecto, y una adecuada movilidad de ambas piernas. Dos días después de su nacimiento, los pequeños fueron dados de alta, explicó en conferencia de prensa el investigador Rogelio Cruz Martínez; líder del equipo que realizo ambas operaciones.

Tras la cirugía fetal se hizo un seguimiento semanal en la Unidad de Investigación en Medicina y Cirugía Fetal del Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer de Querétaro, y se realizó Resonancia Magnética Fetal en la Unidad de Resonancia Magnética del propio INb, con lo que se verificaron los movimientos motores en ambas piernas y la desaparición de espina bífida (mielomeningocele) y de hidrocefalia.

Los bebés fueron inscritos al programa de neurohabilitación neonatal, diseñado por Thalía Harmony Baillet, directora de la Unidad de Investigación en Neurodesarrollo del INb dela UNAM, en donde se les realizan pruebas especializadas para valorar el desarrollo neurológico, cognitivo, visual, auditivo y motor.

El 9 de febrero se realizó una tercera neurocirugía fetal, con la participación exclusiva de especialistas mexicanos, en embarazadas procedentes de Sonora, Querétaro y la Ciudad de México. La madre continúa la gestación sin problemas en su semana 29.

Hasta ahora se hacía una reparación por “capas” una vez que nacía el bebé y se presentaban casos que quedaban condenados a una silla de ruedas. Estas intervenciones marcan un parteaguas en la medicina mexicana, pues uno de cada mil embarazos se ve afectado por este padecimiento, lo que representa unos 250 mil casos de recién nacidos al año en México.

fuente UNAM

temas