Dulces con plomo, peligrosos para la niñez mexicana

Un estudio encontró altas cantidades de plomo presente en la sangre de los niños de la Ciudad de México.

Un estudio de 2016 firmado por investigadores de las universidades de Toronto, Harvard y el Instituto Nacional de Salud Pública, determinó que las altas cantidades de plomo presente en la sangre de los niños de la Ciudad de México, estaba relacionada con el consumo de dulces enchilados con altas cantidades de azúcar, ácido cítrico y sal.

Todo viene de la manera en la que se elaboran los productos con base en chile dirigidos a los niños, ya que en las plantas de producción faltan las medidas de higiene necesarias para asegurarse de que el agua usada en su lavado y preparación, no contiene niveles tóxicos de plomo.

Al fallar este proceso, los ingredientes de todo el producto se contaminan y distribuyen hasta que llegan a los puntos de venta en los que los niños, inconscientes del peligro que corren, los consumen sin filtro o control alguno.

(iStock)

El estudio fue llevado a cabo analizando la cantidad de plomo presente en la sangre de al menos 171 niños de 2 a 6 años de edad, entre junio de 2006 y julio de 2007.

Los dulces más frecuentemente analizados usando la técnica de análisis inorgánico elemental ICP-MS, pertenecieron a 138 muestras de 44 marcas mexicanas diferentes (algunos muy populares), casi todas presentes en los mercados y tiendas de todo el país.

El resultado del análisis demostró que al menos 14% de las marcas analizadas contenían diferentes cantidades de plomo en sus productos y que si bien los niveles de este metal están por debajo de los aceptados por la Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos, FDA, ningún dulce dirigido a los niños debería contener plomo, debido a el daño que la exposición a este elemento químico provoca en la salud.

Casi todos los dulces analizados eran los que más consume la niñez mexicana, entre ellos, aquellos que contienen grandes cantidades de aditivos potencialmente dañinos como azúcar, sodio y ácido cítrico, todos presentes en dulces como pulpas de tamarindo enchilado o golosinas de chile en polvo.