Las dietas ricas en azúcar están fortaleciendo a esta bacteria que causa diarrea

Lo mejor que podemos hacer, desde luego, es disminuir nuestro consumo de azúcar.
(Foto: sbtlneet / Pixabay)

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Genetics, reveló que una bacteria que provoca diarrea se está convirtiendo en una nueva especie que se fortalece gracias a las dietas ricas en azúcar que predominan en occidente.

La bacteria se conoce científicamente como Clostridium difficile y produce esporas que se propagan a través del contacto con las heces, por lo que comúnmente se pueden encontrar en baños o en superficies que las personas tocan sin lavarse las manos adecuadamente. Además, esta bacteria se está volviendo cada vez más resistente a los desinfectantes utilizados en los hospitales.

Según Nitin Kumar, autor principal del estudio y bioinformático senior en el Wellcome Trust Sanger Institute, en entrevista para Live Sience:

“Los pacientes que toman antibióticos corren el mayor riesgo de desarrollar diarrea por C. difficile, porque los antibióticos eliminan las bacterias intestinales saludables que generalmente luchan contra la infección”.

Kumar y su equipo recolectaron 906 cepas diferentes de C. difficile del medio ambiente, de humanos y de animales como perros, cerdos y caballos. Los investigadores analizaron y compararon el ADN de estas diversas cepas y descubrieron que la bacteria estaba evolucionando en dos especies separadas.

Para ser considerados la misma especie, dos grupos de organismos tienen que compartir el 95% de sus genomas, y las dos especies emergentes de C. difficile comparten el 94% al 95%. Eso indica que “están al borde de la especiación”.

No es raro que las bacterias evolucionen, pero esta vez, según el investigador, somos capaces de ver realmente qué factores son responsables de la evolución.

Una de las especies emergentes, C. difficile clade A, es la que está prosperando en los hospitales. El equipo descubrió que constituía el 70% de las muestras recolectadas de pacientes del hospital. El análisis de ADN sugirió que esta especie emergente comenzó a evolucionar hace 76,000 años y finalmente reunió mutaciones en sus genes que le permitieron metabolizar mejor los azúcares y formar esporas resistentes a los desinfectantes.

Luego, los investigadores introdujeron la bacteria C. difficile clade A a los ratones que comían varias dietas. Los resultados mostraron que las bacterias tenían más probabilidades de prosperar y colonizar el intestino cuando los ratones comían dietas ricas en azúcares simples, como glucosa y fructosa.

Esencialmente, nuestra dieta y otros factores de estilo de vida, como el tipo de desinfectante comúnmente utilizado en los hospitales, están ayudando a esta bacteria a evolucionar de manera más efectiva, dijo Kumar.

Estos resultados sugieren que podría ser útil considerar una dieta baja en azúcar para aquellos pacientes que están infectados con C. difficile clade A.