¿Quién dijo que ser una lapa no tenía nada de bueno?

Si pensamos en animales con colmillos poderosos, seguramente lo primero que se nos venga a la mente sea un tiburón blanco o un tigre de Bengala. Sin embargo, es un pequeño molusco el que tiene los dientes más fuertes de todo reino animal. Y no sólo eso, su dentadura también posee el récord como el material biológico más duro del mundo.

Así lo han dado a conocer investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) en un reporte publicado en el Royal Society Journal, donde aseguran que los colmillos de la lapa común (Patella vulgata) son más fuertes que cualquier otro material de origen natural. Anteriormente la tela de araña era la poseedora de dicha marca, pero ha sido hasta ahora que los científicos le han prestado atención a la resistencia de estos caracoles.

Patella-vulgata-2
Concha de una lapa común (foto: Wikimedia Commons)

Las lapas viven prácticamente en cualquier parte de los océanos, y se les ve protegidas por sus conchas mientras se aferran tenazmente a alguna roca. Estos moluscos se alimentan de algas, que rascan de las piedras con una lengua envuelta en diminutos –pero aterradores– colmillos de 1 mm de longitud. Los científicos han determinado que la resistencia a la tensión que tienen los dientes de estas lapas es de entre 3 y 6.5 gigapascales, superando a los 1.3 gigapascales de la seda de araña.

Según los resultados de la investigación, los colmillos están compuestos de quitina y un óxihidróxido de hierro conocido como goethita. El resultado de esta mezcla es un material duro y resistente, ya que por sí sola la goethita es un mineral bastante frágil.

El verdadero “truco” de las lapas está en que sus dientes se forman a partir de pequeñísimas fibras, miles de veces más delgadas en comparación con las fibras sintéticas creadas por el hombre, como las que se utilizan en los chalecos anti balas. Las nanofibras de los moluscos están tan apretadas que sus colmillos pueden raspar las piedras sin ningún problema.

Patella-vulgata-3
Colmillos de una lapa común vistos bajo el microscopio

Asa Barber, profesor de ingeniería mecánica en Southampton y coautor de la investigación, compara la fuerza tracción de las fibras de la lapa con la de un espagueti sosteniendo 3,000 bolsas de azúcar, un peso equivalente a más de 1,500 kilogramos. Ahora el reto es utilizar este conocimiento para crear  materiales sintéticos más resistentes, los cuales podrían ser útiles en la construcción de aviones y barcos.

Nunca subestimen la fuerza de una lapa.

vía Live Science

fuente The Royal Society

temas