Descubren restos de un planeta que da un vistazo al futuro de la Tierra

Una roca descubierta que orbita una estrella enana blanca insinúa lo que podría parecer nuestro Sistema Solar en cinco mil millones de años.
(NASA)

Los astrónomos de laUniversidad de Warwick del Reino Unido anunciaron que encontraron evidencia de un planeta similar a la Tierra, que nos podría ejemplificar como sería el destino final de nuestro planeta. Lo que queda del planeta órbita una enana blanca a 410 años luz de la Tierra, girando peligrosamente cerca de su estrella huésped.

En unos cinco mil millones de años, el Sol se quedará sin hidrógeno para alimentar las reacciones nucleares que se queman en su núcleo y se convertirá en una gigante roja. De acuerdo con los astrónomos, la atmósfera de nuestra estrella se expandirá hacia el Sistema Solar y se tragará a Mercurio, Venus y finalmente a la Tierra antes de detener su expansión cataclísmica cerca de Marte.

Eventualmente, el Sol colapsará hasta convertirse en un punto de luz pequeño y denso, o sea, una enana blanca. Durante varios miles de millones de años, emitirá un resplandor latente sobre el lugar donde la vida tal como la conocemos solía existir.

Aunque la estrella distante solía ser el doble de la masa de nuestro Sol, ahora se ha colapsado en una brasa densa, aproximadamente del tamaño de la Tierra. El fragmento planetario rodea a la enana blanca tan cerca que su órbita hubiera encajado dentro de la estrella antes de que colapsara.

(Warwick University)

“La gravedad de la enana blanca es tan fuerte, unas 100,000 veces más que la de la Tierra, que un asteroide sería destrozado por fuerzas gravitacionales si pasa demasiado cerca”, dijo el autor principal del estuido, Christopher Manser, en un comunicado.

Los investigadores teorizan que el objeto que han encontrado no es un asteroide típico. Es un pedazo de metal pesado rico en hierro que solía constituir el núcleo de un planeta rocoso más grande como el nuestro. Algún tiempo después del colapso de la estrella, una perturbación puede haber llevado al planeta a una órbita cerrada alrededor de la enana blanca, donde las intensas fuerzas gravitacionales despojaron sus capas externas hasta que solo quedaba su sólido núcleo de hierro. Los hallazgos pintan un retrato espeluznante para el futuro de nuestro planeta.

“El consenso general es que de 5 a 6 mil millones de años a partir de ahora, nuestro Sistema Solar tendrá una enana blanca en lugar del Sol, orbitada por Marte, Júpiter, Saturno, los planetas exteriores, así como asteroides y cometas”, dijo Manser.

Si nuestra especie sobrevive para ver morir al Sol, la Tierra no flotará por el espacio como un cementerio o monumento al pasado de la humanidad. Cada posible rastro que hayamos estado aquí será incinerado o triturado gravitacionalmente, a menos que miles de millones de años a partir de ahora encontremos alguna forma de preservar algún rastro de nuestra civilización, más allá de nuestro planeta.