Científicos del Instituto Politécnico de Massachusetts logran replicar el tejido del corazón a partir de una hoja de espinaca.

Los caminos de la ciencia son misteriosos, pero siempre sorprendentes. ¿A quién se le ocurriría que una hoja de espinaca podría ser como el tejido del corazón? Nada más y nada menos que a los científicos del Instituto Politécnico de Worcester de Massachusetts, quienes a partir de la eliminación de ciertas células de la espinaca descubrieron que es posible utilizar el sistema venoso de la hoja para bombear fluidos.

Aunque el experimento se encuentra en etapa temprana, los investigadores aseguran que el futuro es muy prometedor. De acuerdo con Glenn Gaudette, ingeniera biomédica e investigadora del proyecto, si las venas de la hoja se adhieren a las arterias nativas del corazón, se podría abrir el flujo sanguíneo en las áreas que se han ido bloqueando. Esto podría revolucionar el futuro de la medicina, sobre todo porque los científicos están conscientes que se podría tratar de un descubrimiento muy accesible, pues la espinaca es muy barata.

Al despojar a la hoja de espinaca de sus células el resultado es sorprendente, pues queda una especie de tejido transparente donde sólo podemos apreciar una red de ramificaciones venosas y, por tanto, los investigadores han conseguido emparentarla con una red microvascular: uno de los componentes más difíciles de replicar que tiene el corazón.

Sin duda es una noticia importante y un avance significativo en el campo de la medicina cardiovascular que se suma a los esfuerzos de la ciencia por perdurar la vida del ser humano, pues año con año mueren miles de personas a causa de problemas relacionados con el corazón. En México, por ejemplo, mueren anualmente cerca de 100 mil personas por un ataque al corazón. Así que esperemos que los avances de los científicos de Massachusetts se desarrollen a un paso acelerado, para que esta tecnología pueda aplicarse a pacientes de todo el mundo.

vía The Daily Dot

fuente Independent

temas