Australia ya tiene su propio Parque Jurásico en medio de la naturaleza salvaje.

Australia, ese lugar del que todos hemos oído hablar y tememos por la enorme cantidad de animales ponzoñoso, peligros naturales que lo azotan y hombres peleando a puño limpio con los canguros, hoy nuevamente vuelve a ser noticia; pero ahora por un hallazgo sin precedentes en la historia de la paleontología.

Paleontólogos de la Universidad de la Facultad de Ciencias Biológicas y de la Escuela de la Tierra y Ciencias Ambientales de la Universidad James Cook de Queensland, descubrieron 150 huellas de dinosaurio perteneciente a 21 especies distintas: 10 de saurópsidos (4 de la infraorden ornithopoda), 6 de dinosaurios armadillos y 5 de dinosaurios depredadores.

Pero este descubrimiento no estaba ni remotamente cerca de la vista de todos. Los científicos fueron lo suficientemente tercos para soportar el clima extremo, los cocodrilos, tiburones y enormes olas, para llegar a la remota zona de Kimberley, en la parte occidental del continente, en donde caminaron los dinosaurios hace 127 o 140 millones de años.

El líder de la investigación, el Dr. Steve Salisbury afirmó que la diversidad de las pistas en la región sugería la posibilidad de encontrar “el equivalente cretáceo del Serengueti”.

“Esto es extremadamente importante, crear el primer registro de dinosaurios no aviares del continente en el en el medio occidente y proporcionar un vistazo de la fauna de dinosaurios australianos que existieron en la primera mitad del periodo cretáceo temprano. Es un lugar tan mágico, Australia tiene su propio Jurassic Park en medio de la naturaleza salvaje”, dijo el Dr. Salisbury.

Entre las huellas está la única prueba confirmada de un Estegosauro en la región, además de que se encontraron algunas de las huellas de saurópodos más grandes registradas con 1.7 metros de largo.

“La mayoría de los fósiles de dinosaurios de Australia provienen de la parte oriental del continente, y tienen entre 115 y 90 millones de años. Las pistas en Broome son considerablemente mayores.”

En 2008 el gobierno australiano había seleccionado la zona de Walmadany para colocar una planta de gas natural, pero los Goolarabooloo, guardianes tradicionales del lugar, se pusieron en contacto con el equipo del Dr. Salisbury. Los paleontólogos acudieron para investigar las huellas y juntos lograron que en 2011 se le concediera a la zona la denominación de “patrimonio nacional”, por lo que en 2013 el proyecto de la gasera fuera suspendido.

fuente Universidad de Queensland

temas