Millones de seres humanos tienen genes del conquistador mongol.

A pesar de que murió hace casi ocho siglos, los genes de Genghis Khan perduran en millones de sus descendientes. Esto debido a que, como lo determinó un estudio del 2003, el 0.5 % de la población mundial cuenta con genes del fértil guerrero mongol. Por ello muchos señalaban que seguramente Khan era la persona que más descendencia había tenido en toda la historia. Sin embargo, un reciente estudio de los genetistas Mark Jobling, de la Universidad de Leicester (Reino Unido), y Patricia Balaresque, de la Universidad Paul Sabatier (Francia), parece haber encontrado otras líneas genéticas igualmente extensas pertenecientes a otros hombres.

“En la historia muchos hombres han tenido montones de hijos, pero no es normal que sus hijos tengan a su vez una alta probabilidad de tener también montones de hijos. Para que eso suceda tiene que existir un efecto de refuerzo”, dice Jobling.

Los especialistas sostienen que el éxito del establecimiento de un linaje masivo depende sobre todo de los sistemas sociales, los cuales deben de permitir —e incluso exaltar— sin juicios morales que los hombres poderosos engendren hijos con muchas mujeres. Jobling y Balaresque han identificado a otros 10 fundadores de linajes de cromosoma Y que compiten con Khan, de entre ellos, sólo dos podrían estar a la altura del mongol. El primero pertenece a Giocangga, un gobernante chino de la dinastía QinQ que murió en 1582, quien dio forma a un grupo étnico de Manchuria; y el otro pertenece a la dinastía medieval Uí Néill de Irlanda.

giocangga
Giocangga, actualmente tiene aproximadamente un millón y medio de descendientes

Para su investigación, los genetistas realizaron una larga búsqueda de los fundadores genéticos de diferentes linajes, para ello analizaron los cromosomas Y de más de 5,000 hombres de 127 poblaciones, principalmente asiáticas. El duo de científicos identificó 11 secuencias de cromosoma Y que fueron compartidos por un mayor número de genomas. Posteriormente, los investigadores utilizaron las diferencias de ADN en las secuencias compartidas para determinar aproximadamente cuándo vivió el fundador del linaje. Además, calcularon sus orígenes geográficos suponiendo que los descendientes originales habían vivido en las regiones donde sus genotipos fueron más frecuentes y diversos.

Sin sorpresas, el linaje de Genghis Khan se destacó sobre los demás, menos predecible fue encontrar el de Giocangga y los Uí Néill. Los otros nueve linajes se originaron en Asia, desde el Medio Oriente hasta el sudeste del continente, y datan entre el 2100 a. C. y el 700 d. C. Los genetistas indicaron que sería sumamente útil para nuevas investigaciones genéticas encontrar los restos de Genghis Khan, cuya ubicación sigue siendo un misterio sin resolver.

vía Nature

fuente European Journal of Human genetics

temas