Científicos reviven prehistóricos microbios de hace 100 millones de años

Los microorganismos se encontraban en lo más remoto del océano.
(JAMSTEC)

Un equipo internacional de científicos logró traer a la vida de nuevo antiguos microbios marinos que vivieron hace 100 millones de años. Los microorganismos fueron extraídos de sedimento marino encontrado en las profundidades del océano y el estudio podría arrojar nueva luz sobre el origen de la vida en el planeta.

También te recomendamos: Declaran oficialmente extinto al pez de mano liso

El equipo de científicos multidisciplinario liderado por la geomicrobióloga Yuki Morono de la Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marina-Terrestre (JAMSTEC) revivió microbios encontrados en un sedimento marino que data de hace 101.5 millones de años atrás. Sorprendentemente los científicos lograron que los microorganismos volvieran a alimentarse y reproducirse, descubriendo que a pesar de los millones de años “conservaron su potencial metabólico.”

El sedimento marino utilizado para este estudio fue recuperado en el Giro del Pacífico Sur, un sistema de corrientes marinas considerado uno de los más hostiles del planeta. Fue recolectado a aproximadamente 75 metros de profundidad en una expedición de hace una década, y se convirtió en el más antiguo estudiado en la actualidad con esta investigación.

De acuerdo con Morono, los investigadores atestiguaron en persona la resurrección de los microbios, a los que se les administró nutrientes e inmediatamente comenzaron a dividirse y alimentarse. En el caso de las esporas bacterianas tuvieron que pasar a una fase de reproducción antes de dividirse.

Identificaron los microorganismos como aeróbicos, es decir, que se alimentaban de oxígeno:

“Lo que es verdaderamente sorprendente de este estudio es que el sedimento contenía oxígeno. Conforme nos esforzamos por tener dietas repletas de antioxidantes, sabemos que el oxígeno es un agente que degrada la materia, por lo que tener una que haya sobrevivido tanto tiempo es impresionante. No obstante todavía no sabemos qué está buscando la célula en el sedimento; podría haber pequeños contenedores libres de oxígeno o con niveles muy bajos, lo que podría potenciar la supervivencia”, comentaron.

Los investigadores señalaron que no hay mayores riesgos sanitarios implicados en este estudio, pues además de que los microbios fueron manejados adecuadamente, no había huéspedes en los que pudieran alojarse.