Científicos miden la cantidad de tiempo más corta en la historia, el zeptosegundo

La vida es eso que ocurre en un zeptosegundo.
(Foto: SVEN GRUNDMANN/GOETHE UNIVERSITY FRANKFURT

El tiempo corre a prisa, pero nada pasa más rápido que el tiempo que tarda un fotón en atravesar una molécula de hidrógeno, la unidad de tiempo más corta que nunca antes había sido registrada y que los científicos han llamado “zeptosegundo”. El fotón cruzó la molécula de hidrógeno en un tiempo estimado de una billonésima parte de una milmillonésima de segundo, que equivale a 247 zeptosegundos (0,000000000000000000001 segundos)

Después de los femtosegundos, los zeptosegundos son la unidad de tiempo más corta que se ha logrado medir hasta ahora. Fueron un grupo de científicos de la Universidad Goethe de Frankfurt, en Alemania, quienes midieron el zeptosegundo por el tiempo que tarda una partícula de luz en atravesar una molécula de hidrógeno (H2), según sus resultados publicados a través de la revista Science.

Para medir los zeptosegundos, los científicos tomaron rayos X del PETRA III, un acelerador de partículas en Hamburgo, y observaron el tiempo que tarda el fotón (la partícula de luz) en viajar a través de un átomo.

“Observamos por primera vez que la capa de electrones de una molécula no reacciona a la luz en todas partes al mismo tiempo”, explicó el físico Reinhard Dörner.

Los físicos crearon un patrón de onda conocido como “patrón de interferencia”, haciendo que un fotón eliminara los dos electrones de la molécula de hidrógeno, provocando que la partícula de luz hiciera rebotar los electrones de la molécula como una pequeña piedra al interior de un estanque de agua.

“Usamos la interferencia de las dos ondas de electrones para calcular con precisión cuándo el fotón alcanzó el primer átomo de hidrógeno y cuándo alcanzó el segundo”, dijo en un comunicado Sven Grundmann, coautor del estudio en la Universidad de Rostock en Alemania.

Con ayuda de un microscopio fue que los físicos pudieron registrar esta serie de reacciones atómicas y moleculares, y pudieron calcular el tiempo que tarda en producirse esta interferencia.

A diferencia del zeptosegundo, un femtosegundo es un tiempo que equivale a 10 o 15 segundos, es decir, 0,000000000000001 segundos, o una milésima de billonésima de segundo. Los femtosegundos fueron medidos por primera vez por el Premio Nobel de Química de 1999, Ahmed H. Zewail.