Un reciente estudio reveló que las peculiares rayas de las cebras sirven para evitar que sean picadas por los mosquitos.

Durante mucho tiempo diversos evolucionistas han intentado descifrar de que manera les ayudan sus características rayas a las cebras. Hasta el momento existían varias hipótesis: desde que las rayas podrían servirles de camuflaje para evadir depredadores, hasta ayudarlas a disminuir su calor corporal. Un reciente estudio realizado por biólogos de la Universidad Estatal de California (CSU, por sus siglas en inglés), sostiene que sus peculiares líneas les proporcionan una defensa natural en contra de los molestos mosquitos.

Para llegar a esta conclusión los especialistas realizaron un análisis de la cantidad, tamaño e intensidad de las rayas que se encuentran en el pelaje de siete diferentes especies y 20 subespecies de estos seres, además intentaron poner a prueba otras hipótesis. El reporte realizado por el equipo concluye que las cebras que cuentan con mayor cantidad de rayas e intensidad en su color, son susceptibles a ser picadas en menor proporción que las cebras que lucen menos rayas en sus cuerpos, por lo que es más probable que la naturaleza les proporcionara esa peculiaridad como parte de su evolución.

Tim Caro, científico que encabezó la investigación en la CSU, señala:

“Nuestros análisis comparativos muestran que las picaduras han provocado la evolución de las rayas en el pelaje de los équidos en muchas partes del cuerpo.”

Si bien esta teoría no es nueva, pues ya  se había propuesto desde 1930, sí es la primera ocasión que es comprobada a través de un experimento. Ahora ya saben que un suéter con rayas de cebra puede ser la salvación en caso de una invasión de mosquitos.

*Foto: Martin Pettitt

vía El Mundo

fuente Nature

temas