El avispón asiático gigante acaba de llegar a Estados Unidos y puede ser fatal

Dicen que su picadura se siente como hierro caliente atravesando la piel.
(Foto: Gary Alpert / Wikimedia Commons)

En Estados Unidos no la están pasando nada bien con Donald Trump en el poder y el nuevo coronavirus (se estima que17 personas fallecen por cada 100.000 habitantes debido a COVID-19 y el país suma poco más de 55,000 muertes). Y ahora, parece que la cosa se complicará a niveles de su ecosistema pues, según un reporte de The New York Times, el avispón asiático gigante acaba de llegar al país.

El avispón asiático gigante, conocido por su nombre en latín como Vespa Mandarina, son una especie que puede crecer hasta 5 centímetros y extender sus alas de 7.5 cm. Es corpulenta y su veneno es capaz de disolver los tejidos. Por si fuera poco, se trata de una especie agresiva, y a diferencia de los abejorros, no soporta estar en cautiverio. Además, tiene unas potentes mandibulas en forma de aletas de tiburón, armaduras protectoras y uñas tarsales para sujetar a su víctimas. ¡Todo un estuche de monerías!

El potente veneno y el aguijón del avispón, lo suficientemente largos como para perforar un traje de apicultura, crean una combinación insoportable que las víctimas han comparado con el metal caliente que penetra en la piel. Los avispones asiáticos gigantes pueden volar hasta 32 kilómetros por hora.

De acuerdo con el NYT, la llegada de estos avispones a los EE. UU. es particularmente preocupante no solo porque sus picaduras duelen como el infierno y son aterradoras de ver, sino por su impacto potencial en la población estadounidense de abejas melíferas., la cual de por sí ya está en declive.

Desde entonces, los entomólogos se han embarcado en una búsqueda a gran escala de estos avispones, preocupados de que los invasores puedan diezmar las poblaciones de abejas en los Estados Unidos y establecer una presencia tan profunda que se pierda toda esperanza de erradicación.

Esperemos que no alcancen a volar hasta México.