Ahora sabemos más de los molestos chupasangre que no nos dejan dormir por las noches.

No importa tu profesión, sexo o condición social, todos los seres humanos tenemos un enemigo natural que quiere chuparnos la sangre. Y no, no son los requerimientos de Hacienda, sino los molestos mosquitos.

Hasta ahora, no estábamos seguros de la manera en que estos insectos seleccionaban a sus víctimas. Afortunadamente la ciencia llegó en nuestro rescate, descubriendo que los mosquitos siguen una secuencia para seleccionar a sus víctimas antes de atacarlos. Los biólogos a cargo del proyecto llegaron a la conclusión, después de tres años de estudios usando espacios controlados, que los mosquitos se dejan guiar por su olfato, vista y calor, pasando por diferentes estadios en su “cacería”.

El equipo a cargo de la investigación diseñó un túnel de viento, el cual expulsaba una columna de dióxido de carbono, imitando la respiración humana, el sitio de expulsión contaba con un estímulo visual en forma de un punto negro y una placa de vidrio invisible que emanaba calor.

mosquitito
Los mosquitos son metódicos a la hora de escoger a su próxima víctima

Las observaciones de los científicos concluyeron que los mosquitos primero se sienten atraídos por el olor a dióxido de carbono, posteriormente ubican a su blanco con la vista, y luego lo atacan guiándose por el nivel de temperatura. Es decir, estos insectos siguen tres pasos para concentrar su ataque, olfatean los rastros de dióxido de carbono que emana su presa, la cual tiene que estar a una distancia de entre 10 y 50 metros para ser detectada y excitar al mosquito. Posteriormente, se dirige hacia un punto visual que le llame la atención, en un rango entre 5 y 15 metros. Cuando se encuentra a un metro de distancia, enfocar su blanco por el calor que desprende, por lo que si dos posibles blancos se encuentran cercanos entre sí, elegirá al que desprenda mayor calor.

En las conclusiones de la investigación se concluye que los mosquitos utilizan esta secuencia de ataque para evitar tener que “gastar tiempo en una víctima que no les vaya a reportar la satisfacción que buscan”. Lamentablemente, los científicos también señalan que el método de selección de víctimas de los mosquitos está muy evolucionado, por lo que es casi imposible escapar de ellos. Parece que para alejarlos tendremos que seguir usando los viejos métodos, como suplicándoles al ritmo de la canción de The Doors:

vía BBC

fuente Current Biology

temas