El Diseñador holandés Lieske Schreuder alimenta con papel de colores a centenas de caracoles para obtener excremento de colores con los que decora losetas para el piso y fabrica un fuerte hilo.

popo de caracol2

Después de notar que los caracoles de su jardín parecía disfrutar comiendo papel y cartón, Schreuder compró cientos de ellos y los instalo en una pequeña granja de caracoles. Al rededor de la granjita construyó un laboratorio para poner a prueba una idea extravagante. Lieske quería descubrir lo que sucedería si los caracoles consumían papel de color.

El resultado de su experimento, en palabras del diseñador, fue el siguiente:

“fue descubrir que los caracoles no sólo se alimentan de papel de color, sino también defecan de colores. Así que si comen papel azul significa que defecarán excrementos azules. Los caracoles no pueden procesar el pigmento de color del papel en sus cuerpos y esa es la razón de que los excrementos son de colores.”

popo de caracol4

Su laboratorio casero comprende una serie de compartimientos en los que los caracoles tienen acceso a las hojas de papel de colores con las que se alimentan, mismas que tienen una estructura celular similar a la materia de la planta que comen típicamente.

popo de caracol1

Schreuder recoge los excrementos que tienen una textura maleable, y los inyecta a una máquina portátil que diseñó para moler, mezclar y colocarlos en azulejos con una superficie de textura áspera que conserva el color del pigmento original de la popo. Al preguntarle sobre los motivos de esta investigación empírica respondió:

“Hoy en día al caminar al aire libre, en el jardín o en las calles, estamos constantemente caminando por encima de excrementos de caracol, pero debido a que estos excrementos son muy pequeñas y se ven como basura normal, no somos conscientes de ello. Esto me hizo pensar en una situación en la que estos excrementos se volvieran visibles. Lo que yo hago es una especie de alfombra de excrementos del caracol.”

popo de caracol3

Las heces de este molusco también se pueden colocar en un molde con una espátula para crear un delicado hilo con un diámetro de cinco milímetros, aunque el diseñador aun está investigando usos para este peculiar hilo de excremento.

“Construir un metro de hilo me llevará una hora y contiene seis gramos de excrementos. Que los caracoles produzcan esos seis gramos requiere, aproximadamente, nueve caracoles y el excremento de cinco días defecado por ellos.”

popo de caracol5

El proyecto es una de las 57 ideas para combinar la biología con el arte, la arquitectura y el diseño presentado en una exposición llamada Biodesign en el nuevo Instituto en Rotterdam , que estará abierta al público hasta el 5 de enero de 2014.

Y, por si les daba curiosidad, así se ve un caracol defecando:

popo de caracol6

temas