Astrónomos detectan la formación más joven que se ha visto de un sistema planetario

La protoestrella IRS 63 ya tiene un sistema planetario, lo que sugiere que la formación de planetas ocurre antes de lo que se creía.
(Imagen: Dominique Segura-Cox / Nature)

A través del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, astrónomos detectaron la formación de un sistema planetario alrededor de una protoestrella. Se trata de la estructura más joven que se ha observado en un anillo protoestelar y su hallazgo sugiere que la formación de planetas ocurre más pronto de lo que se creía: incluso antes de que el sistema alcance los 500,000 años.

La investigación, recientemente publicada en la revista Nature, revela la formación encontrada en un sistema solar lejano. La protoestrella se llama IRS 63 y se encuentra a 470 años luz, en la región de formación estelar de Rho Ophiuchi. En esa estructura, la estrella en formación es tan joven que aún ser observa una nube de polvo y gas que colapsa en ella. Al mismo tiempo, los planetas que giran a su alrededor ya comenzaron a formarse.

(Imagen: Dominique Segura-Cox / Nature)

IRS 63 tiene menos de medio millón de años de edad. Ya superó la fase principal de acrecimiento y cuenta con la mayor parte de lo que será su masa final. Por su cercanía y características, el sistema planetario de esta protoestrella permite a los científicos investigar más sobre la formación de estrellas y planetas en fases tan tempranas.

Polvo de protoestrellas

El telescopio de Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chile tiene un historial de detección temprana de formación planetaria. De esa forma, el equipo dirigido por la astrónoma Dominique Segura-Cox del Max Planck Institute for Extraterrestrial Physics en Alemania pudo observar más del anillo protoestelar y las nubes de polvo que lo rodean. Así encontraron los dos agujeros oscuros y concéntricos alrededor de IRS 63, que son señal de la formación de planetas.

“Las protoestrellas clase I quedan envueltas en una envoltura a gran escala de gas y polvo”, señalan los investigadores. “Esto puede reponer el disco conforme ocurre el acrecimiento de materiales, lo que indica que, si la formación planetaria en el disco de IRS 63 ya comenzó, es probable que planetas y protoestrellas crezcan y evolucionen juntos desde etapas tempranas”.

ANUNCIO