El récord anterior data de los años ochenta.

A pesar de que muchas personas siguen negando al existencia del calentamiento global, cada año surgen nuevas evidencias científicas de que el mundo es más caliente, no en balde todas las mediciones serias del 2016 determinaron que ese fue el año más caliente de la historia.

Para seguir documentando nuestro pesimismo, hace unas horas la Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés), una entidad afiliada a la ONU, presentó un extenso informe (que tomó varios años de estudios) en el que determina que se rompió uno de los récords de calor en la Antártida en el 2015, y no sólo eso, sino que el continente frío también se está derritiendo cada vez más.

De acuerdo con la WMO, un estudio realizado por expertos descubrió que el 24 de marzo del 2015 en la base Esperanza (una base civil argentina ubicada en el costa norte de la Antártica) se vivió uno de los días más calurosos en la historia de la región. Ahí, se alcanzó un promedio de temperatura de 17.5 ºC, una medida que supera la mayoría de los récords anteriores, sólo quedando por abajo del 30 de enero de 1982, cuando se alcanzó la cifra récord de 19.8 ºC. La temperatura media de la zona es de -10 ° C en la costa antártica y -60 ° C en las partes más altas del interior, el récord de calor en las zonas interiores es de -7 ºC, y data de 1989.

La Comisión de Climatología de la WMO cuenta con un Archivo del Clima y los Extremos Climáticos de la Antártida, y se usan para estudios científicos de la zona. Se cree que el conocimiento preciso sobre la región ayudará a entender los patrones climáticos a escala mundial. Por cierto, la organización dio conocer el estudio hasta ahora debido a que sólo se vuelven oficiales los resultados que son comprobados por un equipo de expertos externos.

fuente WMO

temas