¿Cómo afecta el polvo del Sahara la formación de los ciclones tropicales en México?

El polvo del Sahara puede influir sobre la intensidad de los ciclones y aquí te decimos por qué.
(Foto: Pixabay)

Aunque te cueste trabajo creerlo, existe una relación entre el polvo del desierto del Sahara y la formación de ciclones tropicales en México. Y no sólo eso también influye en la intensidad de los mismos.

También te recomendamos: ¿Qué es un huracán, por qué se forman y cómo se clasifican?

Un comunicado oficial del Centro de Prevención Nacional de Desastres explica cómo es que el desierto más grande del mundo tiene una injerencia sobre los ciclones tropicales que se forman en nuestro país. Según el comunicado:

“El fenómeno del que hablamos es una masa de aire muy seca y cargada de polvo que se forma sobre el desierto del Sahara, principalmente en el verano, y se mueve hacia el océano Atlántico cada tres a cinco días. Puede cubrir un área equivalente a la de Estados Unidos y extenderse verticalmente entre 1,500 y 6,000 metros de altura. Y ha sido rastreada hasta el Mar Caribe, Centroamérica y el Golfo de México.

Al encontrarse con un ciclón tropical, el polvo del Sahara suprime las corrientes de aire ascendentes del ciclón, y los vientos horizontales que lo transportan cambian significativamente la dirección del viento en el medio ambiente”.

Los diferentes estudios que considera el Centro de Prevención Nacional de Desastres sugieren que el polvo del Sahara puede reducir la formación de nubes y por lo tanto existiría una posibilidad menor de que se desarrollaran ciclones tropicales en el océano Atlántico.

(Foto: Centro de Prevención Nacional de Desastres)

Cada año los ciclones tropicales llegan a México, pero aunque pueden ser peligrosos y dejar devastaciós a su paso, también aportan agua a las actividades agropecuarias, recargan los mantos acuíferos y las presas de agua aumetnan su nivel de almacenamiento que se utiliza el resto del año.

En cuanto al polvo del Sahara, llega en tan pequeñas cantidades a nuestro país que no representan ningún peligro para la población.