¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Acusan a China de quitarle los órganos a los opositores del gobierno

ONG acusó al gobierno chino de extraer órganos humanos de grupos perseguidos en el país.
(Imágen: CHRISTIAN INTON/Reuters)

Durante una reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la ONG The China Tribunal aseguró que el gobierno de este país asiático extrae corazones, riñones, pulmones y piel de grupos musulmanes, uigures y miembros del grupo religioso Falun Gong. Todos ellos opositores del gobierno de Xi Jinping.

“La extracción forzada de órganos de presos de conciencia, incluidas las minorías religiosas de Falun Gong y Uighurs, se ha cometido durante años en toda China en una escala significativa”, dijo Hamid Sabi, miembro de The China Tribunal, asegurando que tienen pruebas contundentes de estos actos a los que calificó como “crímenes contra la humanidad”. Por su parte el gobierno chino ha negado las acusaciones.

Ante representantes de la ONU, Sabi dijo que encontraron un “número muy sustancial” de prisioneros fueron “asesinados por orden” del gobierno chino y pero antes fueron “abiertos mientras aún estaban vivos para que sus riñones, hígados, corazones, pulmones, córnea y piel fueran removidos y convertidos en productos para la venta”, aseguró.

Las partes del cuerpo se usaron para fines médicos, dijo, citando tiempos de espera extremadamente cortos para trasplantes de órganos en hospitales chinos como evidencia de la práctica.

Estas declaraciones no son del todo nuevas, ya que The China Tribunal las presentó dentro de un informe publicado en junio, que fue dirigido por Sir Geoffrey Nice, un abogado británico que fue el fiscal principal en el juicio de Slobodan Milosevic, el ex presidente yugoslavo.

La organización asegura que hasta el momento han muerto “cientos de miles de víctimas” en este proceso y aseguran que no se sabe hasta el momento cuántos órganos fueron extraídos.

“Víctima por víctima y muerte por muerte, cortar los corazones y otros órganos de personas vivas, inocentes, inofensivas y pacíficas constituye una de las peores atrocidades masivas de este siglo. El trasplante de órganos para salvar vidas es un triunfo científico y social, pero matar al donante es criminal”, aseguró Sabi.

Esta no es la primera acusación de este tipo que se cierne sobre China. Reuters aseguró que esta práctica fue común por el gobierno chino hasta 2015