Trasplantes de células madre abren la puerta a una posible cura contra el virus.

Un estudio realizado conjuntamente por científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha trazado un nuevo camino hacia la erradicación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) gracias a los trasplantes de células madre.

De acuerdo a un paper publicado hoy en la revista Annals of Internal Medicine, los investigadores lograron que seis pacientes infectados por VIH hayan reducido el virus de su sangre y tejidos. Cinco de ellos presentan un reservorio de VIH indetectable, y uno de ellos ni siquiera presenta anticuerpos contra el virus en su sangre.

Esto no pasa con los tratamientos antirretrovirales comunes. El reservorio viral, formado por células infectadas por el virus que permanecen en estado latente, no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmunitario y los fármacos no pueden destruirlo.

Este estudio señala que los pacientes mantuvieron su tratamiento antirretroviral, pero creen que algunos factores asociados con el trasplante de células madre pudieron contribuir a volver indetectable este reservorio del cuerpo.

Por ejemplo, creen que la procedencia de las células madre (de cordón umbilical y médula ósea), y el tiempo transcurrido para lograr el reemplazo completo de las células receptoras por las del donante (dieciocho meses en uno de los casos) podrían haber contribuido eficazmente a la enorme reducción del VIH.

Este tratamiento tiene su origen en 2008, con el caso del “Paciente de Berlín”, Timothy Brown, una persona con VIH que se sometió a un trasplante de células madre para tratar una leucemia que le aquejaba, dado que es un tratamiento que se recomienda para tratar enfermedades hematológicas graves.

“El donante tenía una mutación, llamada CCR5 Delta 32, que hacía que sus células sanguíneas fueran inmunes al VIH, ya que evita la entrada del virus en ellas. Brown dejó de tomar la medicación antirretroviral y hoy, 11 años después, el virus sigue sin aparecer en su sangre. Con lo que se le considera la única persona en el mundo curada del VIH”, destaca el estudio.

Los investigadores tiene la hipótesis de que, además de la mutación CCR5 Delta 32, otros mecanismos asociados con el trasplante influyeron en la erradicación del VIH en Timothy Brown.
El estudio incluyó a seis participantes que habían sobrevivido al menos dos años después de recibir el trasplante, y todos los donantes carecían de la mutación CCR5 Delta 32 en sus células. El único participante con un reservorio de VIH detectable recibió un trasplante de sangre de cordón.

Ahora, los investigadores realizarán ensayos clínicos, controlados por médicos, para interrumpir la medicación antirretroviral en algunos de estos pacientes, y suministrarles nuevas inmunoterapias para comprobar si hay rebote viral y confirmar si el virus ha sido erradicado del organismo.

vía EFE

fuente Annals of Internal Medicine

temas