Se cumple el centenario de uno de los grandes acontecimientos científicos de todos los tiempos.

El 25 de noviembre de 1915, en medio de la Primera Guerra Mundial, un joven de 36 años que respondía al nombre de Albert Einstein expuso ante la Academia Prusiana de Ciencias una nueva teoría que lo encumbraría en la cúspide del mundo científico de su tiempo. Ese día Einstein presentó ante sus pares la Teoría de la Relatividad General, pronunciando su famosa conferencia “Las ecuaciones de campo de la gravitación“, en la que presentó el conjunto de ecuaciones que cerraban su revolucionaría idea.

La Teoría de la Relatividad General era la continuación de una idea que Einstein había presentado 10 años antes, cuando con tan sólo 26 años estableció la Teoría de la Relatividad Especial, una propuesta que reformulaba las leyes de movimiento de los cuerpos y la hacía compatible con las Leyes de Maxwell. La propuesta presentada en 1915 era más ambiciosa que la anterior teoría de Einstein, debido a que la Teoría de la Relatividad General reemplazaba a la Teoría de la Gravedad newtoniana.

En la conferencia de 1915 Einstein planteó que tanto la gravedad como la aceleración tenían la misma causa: la capacidad de los objetos con mucha masa (como los planetas) para curvar un tejido continuo formado por el espacio y el tiempo. El efecto de esa curvatura y de los objetos moviéndose sobre ella es lo que percibimos como la fuerza de gravedad.

Einstein explicó su idea con la siguiente formula: G = 8 pi T. Donde G es la geometría del espacio-tiempo, la cual está determinada por los movimientos de los objetos materiales que se encuentran en su seno (T) y, a la inversa, que los movimientos de tales objetos están determinados por la curvatura del espacio-tiempo. Simplificando la idea, de acuerdo con Einstein una enorme masa situada en una zona del espacio hace que, en su entorno, el tiempo transcurra más lentamente y que el espacio se deforme.

Sin saberlo, Einstein ayudó a sentar las bases de muchos guiones de Ciencia ficción.
Einstein ayudó a sentar las bases de muchos guiones de ciencia ficción.

Sin saberlo, Einstein estableció junto con su teoría la base para libros, películas, cómics y series de ciencia ficción, que usaron en sus argumentos una simplificación de su teoría. Así, por ejemplo, en Planet of the Apes (1968) el personaje de Charlton Heston usa la Teoría de Einstein para explicar un hecho que será de suma importancia al final de la cinta: “Llevamos 6 meses en el espacio profundo, mientras que la Tierra ha envejecido cerca de 700 años”. De igual forma, en la reciente Interstellar (2014), se explica que los astronautas que viajan en la nave Endurance, tripulada por el personaje de Matthew McConaughey, no pueden estar mucho tiempo en el Planeta Miller, porque una hora sobre él equivale a 7 años fuera del planeta.

Si quieres entender de manera sencilla la teoría de la relatividad general, nada mejor que ver esta escena de la película Insignificance, donde de manera ficticia proponen que Marilyn Monroe le enseñó la idea a Einstein:

temas