Los cristales del campus de Apple son tan transparentes que los empleados no dejan de chocar con ellos.

En vida, Steve Jobs fue el causante de crisis nerviosas y depresiones para varios de sus empleados; en su muerte, uno de sus legados está causando dolores físicos a una nueva generación de trabajadores de Apple. Nos referimos a esa plateada nave gigante que es el Apple Campus 2, en cuyos transparentes cristales no han dejado de chocar los empleados de la compañía desde que fue inaugurado.

No es broma. De acuerdo a información revelada por Bloomberg, los servicios de emergencia de Cupertino, California, han recibido decenas de llamadas de emergencia relacionadas con empleados lesionados por “cortes en la cabeza por cristales”– por chocar con ellos – aunque ninguno ha meritado hospitalización.

El día de la inauguración, según cuentan los que asistieron, se reportaron hasta 7 accidentes de empleados que chocaron con los cristales, pero no es una cifra oficial pues, de acuerdo al reporte, Apple se ha negado a comentar al respecto.

Algunos miembros del personal comenzaron a pegar notas post-it en las puertas de vidrio para marcar su presencia. Sin embargo, las notas fueron eliminadas porque “restaron valor al diseño del edificio”, afirmaron algunos empleados de la empresa.

Las leyes de California exigen que los empleados estén “protegidos contra el peligro de golpearse con cristal por barreras o marcas duraderas y visibles”, así que esto podría escalar muy pronto si Apple no sacrifica su obsesión por el diseño en pro de la salud física de su crew.

fuente Bloomberg

temas