Mide 10 cm de largo, 2.5 cm de ancho y pesa 16 gramos. A simple vista parece un simple juguete pero es un drone militar.

Hablamos del PD-100 Black Hornet, un pequeño vehículo equipado con tres cámaras de precisión que permiten realizar una operación de vigilancia desde los aires y que, gracias a su pequeño tamaño, pueda pasar prácticamente desapercibido.

Estos diminutos drones pueden volar a una velocidad de 10 metros por segundo y recorrer una distancia de hasta 1,200 metros. Son controlados desde un dispositivo móvil que incluye una pantalla para ver en directo lo que está sucediendo, y tienen una batería que les permite funcionar durante 20 o 25 minutos antes de tener que recargarse.

Prox Dynamics son quienes fabrican los Black Hornets, una compañía noruega que, según Flightglobal, ya le ha vendido 324 unidades al ejército británico para su uso en varias misiones en Afganistán. Recientemente, la milicia estadounidense compró un par de estos aparatos para probarlos en su programa de vigilancia.

La próxima vez que escuches el zumbido de un insecto mejor piénsalo dos veces, ya podría tratarse de un Black Hornet. Se creen que estamos exagerando, puedes ver a continuación un video en el que se demuestran las capacidades de estos asombrosos -y temibles- mini drones.

vía LiveScience

fuente Prox Dynamics

temas