Al menos no sin la ayuda de un poco de magia.

En el mundo de Game of Thrones existe un enorme muro de hielo, el cual fue construido para dividir a Westeros de los “peligros” que existen en las tierras salvajes. Se trata de una obra monumental que, en varias ocasiones, es uno de los puntos centrales de la historia creada por George R. R. Martin. Pero, ¿sería posible construir algo así en el mundo real?

Wired se dio a la tarea de averiguarlo, y para ello consultó a Mary Albert, ingeniera del Programa de Perforación de Hielo en la Universidad de Dartmouth en Estados Unidos. Según la experta, si tomamos en cuenta que el muro de hielo en Westeros tiene 213 metros de alto y 482 kilómetros de largo, levantar una estructura de este tipo es simplemente imposible.

“Incluso a temperaturas muy frías, las grandes masas de hielo se deforman bajo su propio peso. Y en largas escalas de tiempo, pasa lo mismo con los flujos de hielo, por lo que no mantendrían su forma original durante miles de años”, señala Albert.

Y es que el tamaño del muro es tan grande, que al tratar de construirlo el peso del hielo lo deformaría hasta derrumbarlo. Además, la historia de los libros de A Song of Ice and Fire (en los que se basa la serie de HBO) cuenta que la muralla ha existido por más de 8,000 años, lo que es todavía menos probable.

Lo más cercano al muro como el de Game of Thrones que existe nuestro planeta son las enormes paredes de hielo que hay en Groenlandia y la Antártida, pero Albert explica que éstas son el resultado de la caída de nieve a lo largo de cientos de miles de años. Así que no, no es posible construir algo así, a menos de que como en la historia escrita por Martin, también se tenga la ayuda de un poco de magia.

fuente Wired

temas