logo-codigo-espagueti

Ijiranaide, Nagatoro-san no se trata de lo que crees

Mira más allá de lo evidente, por favor...
Ijiranaide, Nagatoro-san no se trata de lo que crees
Ijiranaide, Nagatoro-san es un anime que va mucho más allá de su superficie | Fuente: Telecom Animation Film

Con el lanzamiento del doblaje al español latino de Ijiranaide, Nagatoro-san, me parece prudente poder hablar un poco de este anime, que sin duda levantó bastantes cejas durante 2021, sobre todo por gente que no vió la serie, valga la ironía. Así que hoy hablemos un poco más de esto.

El reclamo, por supuesto, tiene que ver directamente por la relación que tienen Nagatoro y Senpai, que no se puede poder en duda que se trata de una relación en donde existen condiciones de violencia, porque como lo deja claro el mismo título del anime: aquí hay bullying.

Nagatoro es un personaje complejo, no solo una bully | Fuente: Telecom Animation Film

Sin embargo, aunque es evidente que existe todo un culto a Nagatoro en Internet, la obra no intenta persuadirte de que la forma en que ella expresa cariño es correcto; ni siquiera intenta justificar que eso suceda de una forma u otra.

En esta historia, ambos personajes padecen de grandes barreras para demostrar su afecto y eso, antes que cualquier otra cosa, es un síntoma de la socialización en la adolescencia, más que una rareza.

Nagatoro, Senpai y el amor

La historia de Ijiranaide, Nagatoro-san transcurre en una escuela en la que, evidentemente, no existen grandes prodigios o héroes como la mayoría de esas historias populares que se desarrollan en preparatorias.

Aquí, la vida escolar transcurre de manera pesada y normal, como la vida misma. Senpai es un estudiante regular que va por la vida sin despertar ningún tipo de interés en la gente.

Por su parte, Nagatoro tampoco es precisamente popular. Es una atleta que tiene un grupo de amigas un tanto odiosas, que ven oportunidades para molestar a los demás en cualquier lado, pero si asumimos que son el equivalente anime de Regina George también estaríamos equivocados.

Por ello, las situaciones que encontramos también son de lo más común y normal, por ello el bullying que experimenta Senpai no es algo que debamos pasar desapercibido. No es una situación extraordinaria, no es algo que se muestre como algo que se deba hacer, sino que es algo que sucede.

Al mismo tiempo, Nagatoro sufre su propios dilemas adolescentes. A pesar de tener una vida mucho menos complicada en la escuela, es incapaz de mostrar sus emociones sin tener que agredir, algo que durante décadas se ha enseñado a la niñez en todo el mundo.

Esta es también la razón por la que el amor que vemos en ellos se va desarrollando conforme estas barreras caen. Senpai se vuelve un poco más seguro de sí mismo, al menos lo mínimo para poder estar cerca de Nagatoro e ignorar las burlas sobre él; también la que hace que Hayachi se pueda abrir cada vez más, revelando su interés genuino sobre el personaje principal, que durante todos los capítulos no tiene siquiera nombre.

No pretendas que todo sea como esperas… | Fuente: Telecom Animation Film

El desarrollo emocional de ambos personajes es en realidad de lo que se trata este anime. Puede que para muchos sea un poco alarmante ver en pantalla escenas de bullying tan explícitas; y es normal, de manera personal, como un niño que también sufrió de esto en la infancia, ver esto me estruja el estómago bastante, pero no podemos olvidar nunca eso mismo: esto es un asunto real.

El mundo es el que es… no el que queremos

Nico Ruiz, un querido amigo, también crítico en este y muchos otros portales, a quienes muchos conocerán como el muchacho enojado de las playeras hawaianas, me recalcó la importancia de ver a los productos culturales como lo que son. Querer verlos como lo que quisiéramos que fueran es el primer error y donde se cuecen todas las discordias.

Ijiranaide, Nagatoro-san no puede ser una muestra idílica de una bully que reconoce su violencia y se redime hacia el pobre personaje bulleado. Así no es el mundo; no somos seres blancos y negros que van por la vida resolviendo todo como héroes en busca de desfacer entuertos, como Don Quijote, ebrios más de nuestro propio egoísmos que con ganas de hacer justicia.

Disfruta el desarrollo de las personalidades de ambos personajes | Fuente: Telecom Animation Film

La vida que nos plantea Nagatoro y Senpai es aquella que es. Aquella que viven las bullies que no pueden sino mostrar afecto a través de una violencia callada que grita cuando no sabe cómo mostrarse vulnerable; aquella que viven los chicos tímidos que no saben frenar a nadie en su vida y la única manera que tienen de socializar es permitir el caos hasta que son parte de él.

Ahora que podrás ver este anime en español, es momento de que sí, en efecto, glorificas este tipo de actitudes, replantees un poco el cómo las ves; si, por otro lado, lo que ves es unas ganas enormes de gritar como militante del PAN, nuevamente mira hacia el anime y deja de pedirle al universo que sea como lo imaginas, porque es más complejo que eso.

***

NANI?, un vlog donde  discutiremos los temas centrales de la agenda del entretenimiento audiovisual asiático, principalmente de la industria japonesa. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube

ANUNCIO