Este lunes el Presidente Enrique Peña Nieto y la dirigente de la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional, Alejandra Lagunes Soto Ruiz, presentaron un plan para el desarrollo de México en términos de Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). En Código Espagueti nos dimos a la tarea de analizar la Estrategia para presentar 10 certezas y 10 dudas que nos llaman la atención de todo el documento.

Certezas

1. Por decreto presidencial, se realizó una Reforma Constitucional en relación a las telecomunicaciones, que, entre otras cosas, determina que el Estado tiene la obligación de brindar acceso a las TICs a toda la ciudadanía. Si bien por lo pronto esto parece más un sueño lejano que una realidad, la Estrategia plantea acciones claras para alcanzar el objetivo, al menos en el largo plazo.

2. Uno de los problemas más acusados de la actual estrategia en TICs a nivel federal se refleja en la dificultad para realizar trámites y encontrar servicios oportunos. Lo cierto es que los portales de gobierno hasta ahora han brindado un servicio mediano; pero si se cumplen los propósitos de la Estrategia, los ciudadanos contaremos con una Ventanilla Única para realiza nuestros trámites en línea y acceder a los servicios que brinda el gobierno. Estos trámites irían desde la obtención de nuestra credencial de elector, hasta la revisión de las calificaciones de nuestros hijos. Todo esto se pretende lograr mediante la homologación de los procesos en las diversas instancias de gobierno.

Estrategia Digital0

3. Evidentemente, ninguna estrategia digital puede pasar por alto la infraestructura. Presidencia presentó un plan puntual y varias iniciativas para fomentar el desarrollo de las redes y la competencia en el mercado, con el fin de que los precios desciendan. Entre las acciones que se pretenden llevar a cabo están la optimización del espacio radioeléctrico y el establecimiento de una política satelital a largo plazo. Habría de estar pendientes, no obstante, de las negociaciones con las empresas privadas interesadas.

4. Quizá la propuesta más visionaria de todas las que se incluyen en el plan sea la de publicar una plataforma de datos abiertos para que los desarrolladores aprovechen la información producida por el Gobierno. De manera que los que se dedican al diseño y programación de software podrán hacerse de estos datos para la creatividad y la comercialización de su trabajo. Por otro lado, también estimulan un ambiente colaborativo en el que los usuarios podrían generar soluciones para todos.

5. Al menos en la letra, la Estrategia pretende estar atenta a la opinión de la ciudadanía y al aprovechamiento de la experiencia de los usuarios. En concreto, se quiere construir un canal de comunicación estable, amplio y duradero con los ciudadanos para que puedan expresar sus dudas y sus propuestas en relación a diversos temas, principalmente en torno a la propia plataforma. Esperamos que no ocurra como las cuentas de Twitter de los políticos, que se convierten en catálogos de quejas sin atender.

Estrategia Digital7

6. Ya era hora de que el Estado entendiera la importancia de fomentar el desarrollo de un mercado de bienes y servicios digitales. Aunque sin duda alguna éste es un aspecto positivo, que se enuncie en pleno 2013 sólo demuestra lo lejos que estamos de una  Sociedad de la Información.

7. Año con año millones de jóvenes en todo el país no alcanzan el puntaje en los exámenes de admisión de las universidades públicas. Estas instituciones, por su parte, se han quedado muy atrás en su crecimiento y son incapaces de cumplir con la demanda educativa actual. En respuesta, la Estrategia plantea el desarrollo de carreras en línea con el fin de profesionalizar a los trabajadores y mejorar la producción. No obstante, el verdadero problema universitario está relacionado con los empleos, con lo que hacen los egresados una vez que reciben una educación universitaria. Tener muchos egresados de carreras digitales no servirá de nada si no cuentan con oportunidades al graduarse.

8. La digitalización de los acervos culturales y su accesibilidad son la punta de lanza de una estrategia efectiva de inclusión en la cultura. Desde hace años, los proyectos de acceso masivo a los bienes culturales se encuentran estancados y poco se ha crecido en este sector. Una estrategia digital cultural bien llevada puede ser un tesoro para que la población se acerque y participe en la cultura. Por supuesto, debemos estar atentos a las plataformas y a los contenidos que se pretenden poner en línea para evitar que los espacios sean acaparados por algunos grupos culturales.

Estrategia Digital9

9. La digitalización de documentos en el sector Salud puede ser el principio de un ambiente colaborativo en favor de los servicios médicos. La Estrategia contempla la existencia del Expediente Clínico Electrónico que permitirá que los médicos tengan información oportuna de sus pacientes en cualquier situación; el Certificado Electrónico de Nacimiento que dará certeza a la población; y la Cartilla de Vacunación Electrónica, que permitirá mayor control sobre enfermedades que se pueden prevenir.

10. La tecnología puede ser una herramienta fundamental en lo que se refiere a la prevención de desastres. Con sistemas de geolocalización, la Estrategia pretende que el gobierno sea más eficaz a la hora de crear planes de contingencia y emita alarmas oportunas. Asimismo, la Estrategia considera abrir las redes de telecomunicaciones para que la población tenga garantizada la información que necesita en caso de desastre.

Estrategia Digital1

Dudas

1. La Estrategia Digital Nacional es una propuesta transversal que, por lo pronto, incluye a varias Secretarías. La coordinación de todo está encargada a Alejandra Lagunes Soto Ruiz. Ell llegó al puesto luego de ser la encargada del Facebook de Peña Nieto y de Angélica Rivera durante la campaña presidencial, así como el de Eruviel Ávila en las elecciones a la gubernatura en el Estado de México. El hecho de que alguien que mayormente se ha dedicado a ventas en líena o a social managment tenga la responsabilidad de dirigir los esfuerzos de una Estrategia Digital Nacional aporta señales confusas. ¿Será que el gobierno entiende a las TICs como una zona informe en donde no hay ningún tipo de especialización? ¿Para ellos ocuparse de Facebook es igual a impulsar una Estrategia Digital? (puedes revisar el currículum de Alejandra Lagunes aquí).

2. Tanto Alejandra Lagunes como Enrique Peña Nieto se llenaron la boca al decir que el Gobierno debe velar por la libertad de expresión y la seguridad de datos en línea. Sin embargo, en toda la Estrategia no hay ningún punto que aborde seriamente estos temas. En un mundo convulsionado por el espionaje estadounidense y luego de que las instituciones de gobierno mexicanas hayan caído en el ridículo al descubrirse que los datos personales de los usuarios fueron robados, éste es un tema de primera importancia. No sobra señalar que una expansión del gobierno electrónico y una actividad más intensa en línea implica que somos más vulnerables como país y como ciudadanos. ¿Cómo se garantizará la seguridad que en los últimos años no hemos tenido?

Por otra parte, la censura que se ha ejercido sobre usuarios de Twitter en lugares como Veracruz y las peticiones de información de parte del gobierno mexicano a Facebook o Twitter son señales inequívocas de que la libertad de expresión en línea no es una prioridad.

Estrategia Digital3

3. La Estrategia Digital Nacional se oye bastante bien, pero no servirá de nada sin una infraestructura efectiva y una alfabetización digital masiva. Los servicios de internet en México no son los mejores y aunque la penetración de los dispositivos móviles se ha intensificado con el tiempo, esto no significa que la alfabetización digital sea un hecho. Ni todos los celulares son smartphones, ni todos los que tienen uno necesariamente saben cómo manejarlo. Si bien es cierto que la Estrategia Digital contempla la necesidad de educación para los adultos mayores, los indígenas y los habitantes de las zonas rurales, no especifica cómo accederán a internet. Es decir, digamos que la Estrategia funciona y se monta una red de telecomunicaciones efectiva, ¿el Gobierno dará smartphones, tablets y laptops a todos los ciudadanos?, ¿o los 50 millones de pobres en México tendrán que afrontar el gasto de entrar en la era digital? ¿Bajarán los costos de los equipos?, ¿habrá subvención?, ¿o montarán una computadora por localidad?

4. Una de las estrategias para ampliar la cobertura médica es crear teleconsultas y telerecetas médicas. En principio, no suena mal, pero si los vemos un poco más de cerca surgen más dudas que ventajas. ¿Quiénes tendrán acceso a esos servicios? Definitivamente no serán aquellos que necesitan con mayor urgencia un médico o una clínica en su localidad. Sin duda alguna será una ventaja para aquellos que odian ir a esperar atención médica en las instituciones de Salud Pública, pero no para los que no están cubiertos por los servicios de salud. Probablemente estas estrategias fueron pensadas para un país de primer mundo, no para México.

5. Uno de los objetivos rectores de la Estrategia es impulsar a la educación a partir de las TICs. Por supuesto, esto no es malo, pero cuando nos detenemos en las estrategias que se quieren impulsar al respecto, vemos que se trata de más fuegos artificiales que de otra cosa. Con la administración Fox aprendimos (si no es que ya lo sabíamos desde antes) que poner pizarrones electrónicos en las aulas no cambia la educación ni la mejora. Existen numerosas investigaciones serias y manifiestos educativos en el mundo que impulsan una educación más incluyente, creativa y estimulante para los alumnos gracias al uso de las TICs. No obstante, la Estrategia no contempla una modificación de la enseñanza. Sugata Mitra y su proyecto “agujero en la pared” demostraron que no se necesitan grandes recursos electrónicos, sino una firme voluntad de cambio. En lo que respecta a este rubro, la Estrategia parece querer vendernos “iPads para todos”, pero no mejor educación.

Estrategia Digital6

6. Esta Estrategia planea construir una base de datos cultural y preparación universitaria en línea. Sin embargo, en ningún lado señala la necesidad de vincularse con las universidades para llevar a cabo una planeación óptima. No basta con la intención, lo más importante es la calidad. En todo el documento no se nota el interés de que las universidades se sumen a los esfuerzos de digitalización. Por otra parte, poner internet en las bibliotecas resulta del todo irónico cuando notamos la falta de bibliotecas en todo el país.

7. Tristemente, la Estrategia se nos presenta más como un plan de emergencia que como prevención para el futuro. Somos el último lugar en digitalización en los países miembros de la OCDE y el quinto en América Latina. A pesar de que en nuestro país la penetración de la tecnología ha sido muy intensa, el Gobierno apenas se ha dado cuenta. En pocas palabras, la Estrategia no es innovadora, más bien parece muy 2005.

8. Otro de los objetivos mayores de la Estrategia es usar las TICs para prevenir la violencia. Se trata, por supuesto, de un objetivo loable, pero que parece poco efectivo. Sin un sistema judicial moderno y que responda a las expectativas de una ciudadanía conectada, la prevención de la violencia es una ilusión. Por más aplicaciones para la denuncia que se tengan, no servirán de nada si no se incluye todo el sistema de administración de justicia. La estrategia no tiene porque resolverlo todo, pero tampoco puede aspirar a “prevenir la violencia” sino considera al sistema completo. ¿Se puede prevenir la violencia y la inseguridad sin justicia?

Estrategia Digital2

9. En términos culturales se pretende crear plataformas digitales para la oferta de contenidos culturales. Desde mi punto de vista, esta intención demuestra el poco conocimiento que tienen los planificadores de la cultura en línea. Para tener una comunicación social con los ciudadanos no se puede pensar en crear una red social que compita con Facebook, ¿cierto? Entonces, ¿por qué pretenden crear plataformas particulares para la cultura en México? Sin lugar a dudas, sin una comprensión profunda y una penetración de los acervos culturales en la red, pasará lo mismo que ocurre en el mundo real: los museos están ahí, pero pocas veces han logrado llegar a las mayorías.

Por otro lado, se requiere una regulación adecuada para que los autores tengan certeza jurídica de sus obras y para que los usuarios tengan cauces legales para acceder a ellas. Antes de crear una plataforma, es indispensable plantear un marco jurídico claro que considere tanto las necesidades de los productores culturales, como las de los consumidores.

10. Parece que el objetivo de “impulsar a la educación con las TICs” es trivial. Tan es así, que en las estrategias educativas no se contempla la educación de los adultos ni la alfabetización digital de las generaciones que están por arriba de los treinta. Muchos de nosotros crecimos con la red, pero eso no quiere decir que la usamos de manera responsable. Saber publicar algo en Facebook no implica que los usuarios conocen y manejan internet. ¿Cómo se educará a aquellos que ya están conectados, ya tienen un smartphone, pero no saben que se pueden hacer trámites en línea? Parece que el Gobierno considera que todos los que han usado internet alguna vez están preparados para entrar a la Era Digital, pero no es así.

fuente Estrategia Digital Nacional

temas