Algunos datos que quizás no conocías del primer Windows, que cumple tres décadas de haber sido lanzado.

Fue un 20 de noviembre de 1985, el mismo año en el que se lanzó el primer Super Mario Bros. y en el que Volver al Futuro se estrenó en el cine, cuando Windows 1.0 llegó a las tiendas. Así, Microsoft comenzó una revolución en la industria informática que la llevaría, una década más tarde, a convertirse en la compañía más importante del mundo.

Muchas cosas han cambiado desde entonces, sin embargo, resulta imposible ver la interfaz del primer Windows y no encontrar algo en común con lo que vemos en nuestra computadora. Para celebrar los 30 años de la llegada Windows 1.0, hicimos una lista de 10 datos curiosos que nos hablan de su historia y legado.

1. Una larga espera

Microsoft-Windows-1-7

Microsoft anunció con bombo y platillo Windows 1.0 en noviembre de 1983. La promesa de Bill Gates era que el sistema estaría listo para mediados del siguiente año, sin embargo, el desarrollo tomó mucho más tiempo de lo esperado y el producto final llegó noviembre de 1985 en forma cuatro floppy disks.

2. No era un sistema operativo

Aunque todos sabemos que Windows es un familia de sistemas operativos, en realidad la primera versión era una cosa completamente distinta. Se trataba de un ambiente gráfico que funcionaba sobre MS-DOS, que era en realidad el software que se encargaba de todo el trabajo.

3. Un nombre diferente

Microsoft-Windows-1-3

Antes de que el desarrollo del primer Windows empezara, el proyecto llevaba el nombre clave de “Interface Manager” (Administrador de Interfaz). Poco tiempo después, cuando la interfaz comenzó a tomar forma y la gente de Microsoft se dio cuenta de su importancia, tomaron la decisión de llamar a su producto “Windows” (Ventanas), aunque por cuestiones de registro de marca su nombre final terminó en “Microsoft Windows”.

4. Algunos lo veían como vaporware

Habiendo pasado dos años desde su anuncio, algunos especialistas comenzaron a calificar a Windows como vaporware: un término que se utiliza para el software que luego de muchos problemas y retrasos, termina por no ver la luz del día. El resto ya es historia.

5. No, Microsoft no inventó las ventanas

Microsoft-Windows-1-2

El nombre de Windows hace referencia a una de sus características principales: el uso de ventanas. Sin embargo, el software de Microsoft no fue el primero que aplicó este concepto. El primer Mac OS de Apple ya usaba ventanas (de hecho, la compañía de Steve Jobs le licenció a Microsoft algunos elementos de su interfaz), y el –nada popular– sistema Visi On ya aplicaba ese recurso desde un par años de antes.

6. Las primeras aplicaciones

Windows 1.0 no sólo era una bonita cara para MS-DOS, también incluía algunas aplicaciones entre las que había herramientas de dibujo y texto. Éstos eran los programas que venían precargados: Calculator, Calendar, Clipboard Viewer, Clock, Notepad, Paint, Reversi, Cardfile, Terminal y Write.

7. Con todo y un videojuego

Microsoft-Windows-1-4

Muchas horas frente a la computadora puede resultar algo tedioso, sobre todo una época en la que no había Internet. Así que para quienes necesitaran distraerse un poco en Windows 1.0, existía Reversi, un videojuego de estrategia para dos personas con un tablero y fichas.

8. Ventanas que no se podías encimar

A pesar de que el concepto de las ventanas de Windows 1.0 era muy similar a lo que conocemos hoy en día, había algunas diferencias importantes, como el hecho de lo que no se podía mover una ventana sobre otra. Microsoft añadió esa función con la llegada de Windows 2.0, pero le costó una demanda de Apple en 1988, que la acusaba de haberle robado –entre muchas otras cosas– la idea.

9. Un curioso comercial

Para promocional Windows 1.0, Microsoft lanzó un comercial de televisión en 1986. El anuncio era protagonizado por el mismísimo Steve Ballmer, quien con su muy particular sentido del humor (?), presumía algunas aplicaciones como Microsoft Paint. Al final, Ballmer nos dice que el precio es una verdadera ganga.

10. La clave del éxito

Cuando Windows 1.0 llegó a las tiendas lo hizo con una etiqueta de 99 dólares. Tal vez ahora esto suene raro, cuando la mayoría de las actualizaciones de software ya son gratuitas, pero en los ochenta la historia era completamente distinta. En esa época si querías un nuevo sistema operativo tenías que gastarte cientos de dólares en un computadora nueva, pero como Windows era compatible con cualquier PC, el gasto era considerablemente menor si ya tenías un equipo. A la larga, esto se convirtió en la clave del éxito de Microsoft: vender software, no hardware.

temas