Explorar con nosotros los orígenes de The Legend of Zelda y todo lo que hay detrás de su historia.

Este 21 de febrero, Japón celebrará treinta años de la llegada de uno de los nombres más famosos e importantes en la industria de los videojuegos: The Legend of Zelda, una franquicia que nos ha traído magia, misterio, y sobre todo, fantásticas historias y que, en su momento, nos mostró una forma distinta de percibir los videojuegos.

Es imposible no notar la forma en la que la serie ha aprovechado siempre al máximo las tecnologías que ofrecen las consolas de Nintendo para evolucionar, tanto en sus mecánicas como en el apartado visual y su narrativa. Pero ¿qué hay detrás del título que le dio pie al nacimiento de este fenómeno? Aquí recordaremos un poco de los eventos y una que otra curiosidad acerca de esta entrega que se ha convertido en todo un básico.

Un paseo por los lagos de Sonobe

Zelda_Scenery

Como uno de los precursores del género de acción y aventura, echándole uno que otro guiño también a los juegos de rol, The Legend of Zelda llegó para quedarse. Sus orígenes, al igual que otros juegos de Shigeru Miyamoto como Pikmin o Super Mario Bros., son una extensión de sus propias experiencias y momentos importantes de su vida. Pero a diferencia de estos títulos, Zelda es especial.

Miyamoto nació en una región de Kioto llamada Sonobe. Fue allí, en su pueblo natal, donde comenzó a desarrollar todos los gustos y habilidades que le caracterizan ahora, como la fascinación por las artes visuales y el diseño, así como por las películas de animación y la cultura popular. Pero antes de convertirse en el ícono que muchos conocen como “el padre de los videojuegos modernos”, a Miyamoto le fascinaba salir a correr por los bosques y visitar los lagos que se ubicaban cerca de su hogar.

Sonobe
A Miyamoto le gustaba perderse en el bosque y encontrar nuevas sorpresas.

Uno de esos días, el pequeño Miyamoto descubrió una gran agujero oscuro, y por más que moría en entrar y explorarlo, muchas veces abortó la misión por miedo a encontrar algo peligroso. Pero al mismo tiempo, esa sed por descubrir cosas nuevas le dio posteriormente la valentía para atreverse a descubrirla. Así que luego de un rato volvió acompañado de una linterna y decidió ver qué es lo que había dentro.

Esos eventos marcaron la vida de Miyamoto para siempre, quien luego de graduarse como diseñador industrial conoció al entonces presidente de Nintendo, Hiroshi Yamauchi, gracias a una conexión con su padre. Miyamoto logró escalar puestos en la compañía impulsado por su gran talento, y aunque nunca tuvo un interés muy concreto por el diseño de videojuegos, después del éxito que abrazó Donkey Kong y Super Mario Bros., juegos que él diseñó, esa pasión comenzó a florecer.

Así fue como, con la ayuda de Takazhi Tezuda, Miyamoto comenzó a diseñar algo que dejaría atrás el concepto lineal que se había visto en sus trabajos anteriores, algo que posteriormente se dio a conocer en Japón como The Legend of Zelda: Hyrule Fantasy y que se volvió todo un fenómeno.

La fantasía de Hyrule

Zelda_TitleScreen

El primer título de The Legend of Zelda debutó el 21 de febrero de 1986 en tierras niponas. Inspirándose en filmes y libros de ciencia ficción y fantasía, especialmente en la película Legend de Ridley Scott, el juego narraba la historia de un heroico protagonista que emprende un viaje sin importar los peligros que implique, con el único propósito de vencer al antagonista, rescatar a la damisela en apuros y de paso, proteger su reino.

La combinación de esta fórmula histórica –que no era precisamente nueva–, con las nuevas mecánicas de exploración y todas las posibilidades del mapa se convirtieron en todo un éxito, algo que Nintendo no esperaba del todo. De hecho, no se tenía planeado que el juego saliera de Japón para anunciar su arribo en otros continentes, debido a que los directivos de la compañía pensaban que el público americano y europeo era mucho menos paciente, y quizás la complejidad de sus mecánicas en cada mazmorra podría provocar que abortaran la misión o no se interesaran en comprarlo.

Oh, qué equivocación. El juego llegó a América en formato de cartucho –y el primero en traer una batería para guardar la partida– más o menos un año y medio después, y al igual que en Japón con su versión en diskette para Famicom Disk System, se convirtió en un clásico instantáneo del NES que luego fue emulado por otras series famosas, como Final Fantasy. Y es que aunque Zelda no era precisamente un RPG, sí fue la base de las mecánicas de la serie de Square y otros títulos del género como Pokémon.

El héroe y la princesa

Zelda_Link

Link y Zelda son una de las duplas más populares entre los fanáticos de los videojuegos, y es que ambos son bastante particulares. Por ejemplo, a pesar de que Link tiene voz, siempre ha sido un personaje completamente silencioso; Zelda, por su parte, rompe completamente con los estereotipos de una princesa débil que siempre está esperando a su héroe; tiene una personalidad fuerte y temeraria.

Muchas veces traducimos el nombre de Link y nos burlamos de su significado literal: “enlace”, “vínculo”, “liga”. Al menos yo, durante mucho tiempo creí que el significado real del nombre del personaje no tenía que ver en lo más mínimo con ello, pero me equivoqué por completo.

Los motivos por los que Link lleva ese nombre y es mudo, tienen que ver con lo que sus creadores tenían planeado para él: generar un “vínculo” real con los jugadores. Es decir, que cada vez que nos sentáramos frente al televisor a jugar, pudiéramos sentir que nosotros éramos los héroes de Hyrule y cada conversación o batalla para ayudar a Zelda y encontrar las piezas de la trifuerza que Ganon y sus aliados robaron, formara parte de nuestra historia y se convirtiera en algo más personal.

Register_Name_Link

Así que siguiendo ese concepto fue como se implementó la opción de ponerle a Link el nombre que quisiéramos, y al no darle la posibilidad de comunicarse mediante su voz, el personaje tiene una personalidad mucho más neutra que permite que cualquiera pueda ponerse en sus botas.

Como comentario personal, es impresionante que aunque el cambiar el nombre del personaje es ya un básico en los juegos de rol, la opción en The Legend of Zelda sí tiene el efecto deseado; yo recuerdo que cuando era una niña y me sentaba a jugar algún título de la serie, el hecho de poder ponerle mi nombre a Link –sí, Link se llamó Pamela en la mayoría de mis partidas– hacía que me encariñara con él y sintiera que tenía que ayudarlo todo el tiempo.

Casi en todos los juegos en los que vemos a Link –o como sea que le llamemos–, él es representado como un hombre joven o un niño, alguien que parece no envejecer y, por si el atuendo no ha sido suficiente para notarlo, esa idea está inspirada en Peter Pan y el concepto del “niño que nunca crece”. Por otra parte, como otra referencia a Miyamoto, Link es zurdo porque él también lo es.

Por el lado de la princesa Zelda, su nombre está inspirado en la escritora estadounidense Zelda Fitzgerald, la esposa del también escritor F. Scott Fitzgerald. Los motivos son bastante simples en realidad: Miyamoto comentó que su nombre siempre le había parecido fascinante, así que no dudó mucho en usarlo.

Zelda-Fitzgerald
Zelda Fitzgerald es la razón del nombre de la princesa Zelda.

Al parecer eso no era algo que solamente Miyamoto pensaba, pues otras personalidades también han nombrado a sus hijos en honor a los buenos momentos que pasaron con la serie. El ejemplo más famoso es el actor Robin Williams, quien le puso a su hija Zelda y declaró que fue por el cariño que le tiene a los hylianos.

De hecho, con motivo del lanzamiento de Ocarina of Time 3D –que al mismo tiempo coincide con el aniversario 25 de Zelda– Nintendo hizo una serie de spots bastante melancólicos con Williams y su hija Zelda, quiénes hablaron acerca de la presencia de la serie en sus vidas.

La serie que se convirtió en leyenda

Hearts

Está demás decir que The Legend of Zelda es todo un fenómeno: si eres gamer es prácticamente imposible que no hayas probado un título de la serie o al menos que hayas oído escuchar de ella. En lo que al primer juego respecta, ha conseguido vender casi 7 millones de copias en su versión de NES, y a eso habrá que sumarle los números por las remasterizaciones.

La serie en general cuenta con 18 títulos principales más spin-offs como Hyrule Warriors, y hacia noviembre del año pasado las ventas sumaban más de 86 millones de copias alrededor del mundo. Gracias a ese éxito, la serie ha llegado a otros medios como la televisión, e incluso su música se va de gira por el mundo en un espectáculo con orquesta. No cabe duda, The Legend of Zelda fue, es y será durante mucho más tiempo, una de las series consentidas de todos los jugadores sin importar su edad.

A continuación pueden ver una pequeña línea del tiempo que nos muestra cómo ha evolucionado la serie a través de sus títulos principales y claro, no olviden cuáles han sido sus mejores memorias de la serie.

zelda_info640
Click en la imagen para ver en su tamaño original.

temas